Páginas vistas en total

Buscar este blog

9 de noviembre de 2016

Egipto y Turquía - Parte 3 de 5 Egipto

DIARIO DE VIAJE
Lunes 03/10/2016
Tour día 1


Ruta: Turkish Airlines: Roma en Italia (Europa) - Estambul en Turquía (Europa) - El Cairo en Egipto (África)
Destino: El Cairo, Egipto (África)
Hotel: Mena House Hotel (5*)

Diario de viaje: 

Hoy viajaremos desde Roma en Italia hasta El Cairo en Egipto, pasaremos de Europa a África, en nuestra primera visita al quinto de los continentes de la tierra, para así darlos por completados. Eliminando a la inhabitable Antártica y considerando América como un único continente, continentalmente hablando hoy podré decir que conozco todo el mundo.

Una vez que aterricemos en El Cairo empezará nuestro tour de lujo de cinco estrellas, y lo comento de esta manera para poder enumerar los detalles especiales que lleguemos a vivir, aunque como les comenté antes es probable que no tengamos vuelos de Primera Clase mientras estemos volando entre Europa, Asia y África, y por los elevadísimos costos nos sujetaremos a Clase Económica en los vuelos por estos continentes, aunque no hemos descartado que regresemos a casa en clase ejecutiva, desde Madrid. 

Para empezar con las comodidades de este nivel de viaje, un representante de la empresa de tours nos estará esperando en el túnel de salida del aeropuerto y nos ayudará para facilitar el proceso de visa, aduana y migración. Luego pasaremos con él por los carruseles para recoger nuestro equipaje y finalmente se nos sumará otro oficial de la empresa, que será nuestro chofer el día de hoy, además con nuestro guía privado, y nos llevarán a nuestro hotel el Mena House Hotel de cinco estrellas. 

Este hotel es de los únicos en El Cairo con una colorida y rica historia; con huéspedes de la realeza,  emperadores, políticos y celebridades, desde 1869. Está rodeado de 40 acres de verdes jardines. Localizado a la sombra de La Gran Pirámide de Giza. Su historia real se ve reflejada en su lujoso interior con exquisitas antigüedades, muebles tallados a mano. Según reservamos, podremos ver las pirámides desde la ventana de nuestra habitación. 

Amanece en Roma en unos tonos rosados y celestes, dejando ver la todavía iluminada cúpula de la Iglesia de San Pedro en la Ciudad del Vaticano. 

5:30 am. Sonó nuestro despertador y nos levantamos con la ilusión de volar a El Cairo en Egipto, haciendo parada de Estambul en Turquía, a donde volveremos en unos días.

Vamos con Turkish Airlines que en español debería llamarse algo así como "Línea Aérea Chompipe", que ha sido seleccionada como la mejor línea aérea de Europa los últimos seis años. Bien le queda a Turquía tener tierras en Europa y en Asia, porque seguramente sería difícil ganar ese título en Asia, en donde están Qantas y Emirates, que por cierto ya hemos usado ambas. 

5:30 am. Bajé por nuestras bolsitas de desayuno, para comer algo mientras nos alistamos. El chofer viene a las 7:00. 

Nuestro chofer, Giuliano, llegó antes de tiempo. Un hombre en los 30's, tal vez un poco pasadito de peso, de una notoria pinta italiana y de cejas arregladas. Tomó nuestras maletas y las guardó en el hermoso Mercedes Benz de color negro, parecidos a los que sacaron a Su Santidad de Roma huyendo por su vida, según el libro "La Segunda Inquisición". 

Nos montamos atrás, Giuliano cerró mi puerta y nos fuimos hacia el aeropuerto Fiumicino de esta ciudad para usar a Turkish Airlines, primero en un vuelo a Estambul en la ciudad Turca, en este mismo continente, y luego hacia El Cairo, capital egipcia, ya en África, en un vuelo comprado a la misma línea aérea, pero que hoy será operado por Egypt Air. 

El moderno carro se apaga en los semáforos para economizar combustible y cuidar el ambiente, y al acelerarlo nuevamente arranca y anda. 

Al llegar al aeropuerto nuestro chofer corrió a abrirme la puerta, lo que del todo no me molesta, de hecho es un chineo divertido. Recuerdo una vez que contratamos un guía con chofer y carro en Cartagena de Indias en Colombia; nunca abrí ni cerré mi puerta. 

7:30 am. Fuimos al mostrador de Turkish Airlines para registrarnos y entregar dos de nuestras maletas, que se irán registradas a El Cairo y no pasarán por aduana en Estambul. Nosotros nos quedamos con los maletines de espalda y las maletas pequeñas de jalar (Carry on). Estando aquí, oficialmente se acaba la genética italiana, ya veremos qué se ve.

Pasamos el puesto de control de seguridad e hicimos migración de salida en el -Aeroporti di Roma-, y buscamos en lounge de "Priority Pass". Nos comimos algo con un jugo y a las 9:00 salimos a buscar nuestra puerta de abordaje. 

11:10 am. Despegamos en Roma, que está en la costa del Mar Mediterráneo, atravesamos el ancho del país, y en menos de 20 minutos salimos al hermoso Mar Adriático. Yo conozco ambos mares, en el primero he estado varias veces, y el segundo lo vi una vez que estuvimos en Trieste en Italia. Continuamos nuestro vuelo al este, dejamos el Adriático y seguimos tierra adentro, siempre en el continente Europeo en un soleado día con unas nubes muy dispersas, pasamos por espacio aéreo de Croacia, Bosnia Herzegovina, Serbia, Grecia y Bulgaria, antes de llegar a Estambul en Turquía. 

El avión no va tan lleno, nosotros vamos en tres asientos. Antes del medio día nos sirvieron desayuno que incluía dos tipos de quesos, aceitunas, pan caliente, huevos revueltos con lonjas de tomates italianos y un postrecito.  Hice la aclaración de que los tomates son de Italia, porque son mucho menos ácidos que los nuestros, razón por la cual las salsas son tan buenas; sin embargo casi lo podemos lograr con los tomates ticos endulzando la salsa con albahaca, y luego quitando la parte de arriba de la salsa una vez que esté fría. 

12:15 md. Un hombrecito vestido de chef nos trajo un tecito. 

12:40 pm. Empezamos el descenso, vamos pa'tierra. 

1:00 pm. Volando sobre el Mar de Mármara antes de aterrizar. La ciudad se ve turbia, no parece ser niebla, sino contaminación. 

1:10 pm. Tocamos tierra. 

Nos bajamos del avión y pasamos por un puesto de control de pasaportes con cientos de personas; era como hacer migración en Miami o Sidney, solo que no se ven chinos, pero si gente del mundo árabe. 

No nos preguntaron nada en Migración; muchas veces los sellos de muchos países les da confianza; pero otras veces, como en Nueva Zelandia, les causa curiosidad por qué viajamos tanto. Además los pasaportes costarricenses no suelen tener problemas. Finalmente me lo entregó diciendo: "Vinikio". 

Caminamos con la masa y de pronto nos encontramos en la acera, lo que nos causó un poco de preocupación, o más bien angustia. Mucha gente, pitos y voces; era como estar en las calles de la India. Los dos nos sentimos nerviosos por estar aquí y viviendo esto que no era parecido a lo que antes hubiéramos vivido. De momento Estambul no nos causaba tranquilidad, queríamos salir corriendo, y sabemos que pronto tendremos que venir a pasar unas noches.

Tratamos de entrar pero esa puerta era de una vía, así que caminamos, casi corriendo, por la acera hasta lograrlo. Claro que esto es Estambul, había un puesto de seguridad para todos quienes quisieran entrar. 

La muchacha me decía:
-compita?
-¡Sorry!
-compita?
-¡Sorry!
-Habla inglés?
-Sí
-compita? 
-¡Ah!, ¿computer?

Y según ella yo era el que no hablaba inglés. 

Después de ese puesto de seguridad tuvimos que volver a pasar por otro puesto de control de pasaportes y finalmente por otro punto de seguridad. Dichosamente no tuvimos problemas en nada. 

Este aeropuerto es diferente o distinto a otros que he visto en otras partes del mundo. Se ve gente extraña, distinta, mucho árabe, pocas mujeres de Malasia y ciertamente muchos turcos, que yo podría estarlos confundiendo con nacionalidades vecinas, incluso con egipcios y libaneses. 

Interesantemente me ven mucho, y no sé por qué. Desde que llegamos he tratado de no hacer contacto visual con la gente. Me he topado personas, generalmente hombres, que dónde me ven y desvían la mirada, la vuelven otra vez hacia mi. No sé, algo debe haber en mi cara, porte o estilo, que llama su atención. Ojalá fuera "belleza tropical"; pero no lo sé. Tal vez lo descubra en los próximos días. Al menos aquí puedo lucirme más, porque no estoy entre italianotes. 

Terminamos todo el proceso migratorio y de seguridad y nos fuimos al "VIP Lounge" por un cafecito y para esperar que fuera hora de embarcar. 

5:00 pm. Caminando a nuestra puerta de abordaje al otro lado del aeropuerto. 

5:30 pm. Sentados en el suelo esperando la hora de salida, alguien pronunció mi nombre en los parlantes del aeropuerto, con la peor pronunciación que jamás haya escuchado. ¡Qué susto!  No estábamos seguros hasta que llamaron a Luis Fer y fuimos al mostrador de la aerolínea. 

Al parecer les falta información de nuestros pasaportes. El señor nos dijo: "Ustedes necesitan visa para Egipto", la cual no tenemos porque siempre estaremos acompañados de un egipcio; tal vez como en Rusia que si alguien estaba con nosotros siempre podíamos andar sin visa. 

Después nos dimos cuenta que, en un inglés más o menos, lo que quería decir era: "¿Ustedes necesitan visa para Egipto?"; era una pregunta, no una afirmación. Les dijimos que no porque alguien nos esperaba, y el asunto terminó. 

6:00 pm. Pasamos la puerta de abordaje y estamos en el bus que nos llevará al avión. Otra vez a pie. 

6:20 pm. Montados en el avión de Egyp Air en alianza con Turkish Airlines. Estamos justo en la segunda fila de todo el avión. 

6:35 pm. Cerraron puertas. Empezamos a movernos y hacer fila para despegar. En Roma estábamos como de terceros, con cinco aviones atrás. 

6:50 pm. Despegamos hacia el Este dejándonos ver la inmensidad de la ciudad de Estambul, en la hora pico. Cientos de calles bien cuadriculadas llenas de carros. Rápidamente el avión viró al sur a 187 grados y luego a 158. 

Este es un vuelo sencillo; volaremos al sur hasta encontrar el Mediterráneo y lo atravesaremos para entrar a Egipto. Seguramente pasaremos junto a Alejandría para encontrar El Cairo. 

Nos dieron de cenar, yo escogí res. Era como una carne molida con tomate y berenjena. Además de pan y queso y un postrecito; luego el té. 

Me ha parecido que está gente es cariñosa, como creo a los indios. Se saludan de beso entre hombres y caminan tomados del brazo. 

Los que conocía de esta región era la gente de los Emiratos, pero realmente no tuvimos contacto directo con ellos, sin dejar de tomar en cuenta que los emiraties se creen "la divina caca envuelta en huevo". 

Por estos lugares se conoce gente de lugares tan remotos para nosotros los ticos, como hablando en el avión con un muchacho de Palestina, meseros rumanos, muchos filipinos, indios, etc. 

Vamos a cambiar de hora
7:50 pm hora de Estambul, Turquía
6:50 pm hora de El Cairo, Egipto

O sea que luego de volar una hora, volvemos a la misma hora. Nos quedan sesenta minutos de vuelo. 

Ya vimos El Cairo desde el cielo, es enorme; en serio enorme. Esta ciudad tiene 24 millones de habitantes, casi Costa Rica entera multiplicado por seis, todos en una misma ciudad. 

7:32 pm. Tocamos tierra. 

No había mucha gente. Al salir del avión nos estaba esperando el Tour Líder de la empresa que contratamos, Mohammed Abed Al Monem. Tomó nuestros pasaportes y fue a conseguirnos la visa de entrada. 

Pasamos migración sin problema, pero en aduana nos seleccionaron para ver nuestras maletas por rayos. Me parece que el oficial que estaba en la puerta no sabía qué era Costa Rica y lo puso a dudar. 

Salimos del aeropuerto sin problemas y nos encontramos con Walit (como sea que se escriba) que será nuestro chofer en El Cairo en una microbús. Mañana nos encontraremos con Howaida Said que será nuestra guía en esta ciudad. 

Como nos esperaba un recorrido de una hora al hotel, pasé al baño antes de salir del aeropuerto. Un trabajador me abrió la puerta para que entrara, y mientras todavía estaba orinando, se acercó a mi lado y me entregó unas hojitas de papel higiénico. Fue muy extraño. Ni modo las usé y me fui sin dar propina porque todavía no tenía moneda local, y no quería sacar las billeteras en ese lugar. 

Llegamos a la ciudad, no hay palabras el desorden. Todo lo que hasta ahora hemos visto es mucho más que feo. Cientos de cientos, o miles de miles, de apartamentos en edificios con luces apagadas, polvorientos. La autopista de 6 carriles marcados con 8 carriles de carros que se meten por todo lado, casi no puedo explicarlo. 

Así como en Costa Rica las motos pasan entre dos carros, aquí entre dos pasa otro. La vía la tiene el que se pasa de carril. Carros viejos de malísimo mantenimiento, autopista sucia, y aunque asfaltada está polvorienta. 

Llegamos al hotel con retenes en los 100 metros antes, para que ningún carro pueda entrar a alta velocidad, sino zigzagueando; un puesto de control de explosivos a la entrada del complejo, en donde hay que apagar el carro mientras lo revisan con perros. 

Una vez dentro es una entrada de palacio, y para entrar al lobby es necesario pasar un arco de seguridad, ya estando en el recibidor se siente como un palacio de "Las mil y una noches"; con una decoración excesiva y lujosa. Nos dieron a tomar una copa con un té de Hibiscus, conocido comúnmente como "hibiscos", que es un género de unas 150 especies aceptadas, típica de ambientes cálidos, en regiones tropicales y subtropicales; con un origen centrado principalmente en el sureste de Asia. Introducido y cultivado desde tiempos inmemoriales para usos ornamental, alimentario y medicinal.

El hotel está dividido en secciones; nos llevaron a la nuestra en un carrito de golf, conduciendo por los jardines, y al llegar a nuestro módulo hay un oficial en cada puerta, con otro arco de seguridad. Es como hospedarse en la embajada de USA en San José, o en alguna oficina del Banco Nacional de Costa Rica.

La habitación de mucho lujo y comodidades, con un balcón que según ofrecen mostrará las pirámides una vez que amanezca. 

La pobreza llega hasta las puertas del hotel, o de la propiedad, de ahí para adentro es tierra de faraones o sultanes del siglo XXI. 

Llegamos al hotel a las 10:30 pm, y tenemos que levantarnos a las 4:30 am

Ciudad: El Cairo

Nombre oficial República Árabe de Egipto, volvemos al Mundo Árabe; es un país soberano de África en la parte más occidental, está ubicado mayoritariamente en el extremo noreste de África, mientras que en Asia se encuentra la península del Sinaí. Limita con Sudán, Libia y el Estado de Palestina en Israel; tiene costas en el Mar Rojo y en el Mar Mediterráneo. 

La mayor parte de su superficie la integra el desierto del Sahara. El río Nilo cruza el desierto de norte a sur, formando un estrecho valle y un gran delta en su desembocadura en el Mediterráneo. Estas tierras fértiles se hallan densamente pobladas, concentrando la mayor población nacional de África.  Casi la mitad de los egipcios viven en áreas urbanas, sobre todo en los centros densamente poblados de El Cairo, su capital, y Alejandría.

Egipto fue cuna de la antigua civilización egipcia, que junto con la mesopotámica fueron el origen de la actual cultura Occidental, influyendo decisivamente en la historia de la humanidad. Los restos de esta civilización jalonan el país como las pirámides y la gran esfinge o la ciudad meridional de Luxor que contiene un gran número de restos antiguos, tales como el templo de Karnak y el Valle de los Reyes. Egipto es actualmente un centro político y cultural importante del Oriente Próximo y se le considera una potencia regional. Su actual forma de gobierno es la república semipresidencialista bajo gobierno interino, formado tras el golpe de Estado de 2013 que derrocó al primer presidente democrático del país, Mohamed Morsi.

El Cairo es la capital de Egipto, y es la mayor ciudad del mundo árabe, de Oriente Medio y de África, con una población aproximada de 24 millones de habitantes, siendo la undécima urbe más poblada del mundo. 

Fue fundada en el año 116 a.C. cuando los romanos reconstruyeron una antigua fortaleza persa junto al río Nilo, antes de eso Menfis u otras ciudades eran la capital del imperio faraónico. 

Viendo el mapa africano podemos estar seguros que aunque en materia continental conocemos este lugar, son muchísimos los países y kilómetros cuadrados que no visitaremos esta vez y tal vez nunca, aunque seguimos coqueteando con la idea de llegar, algún día, hasta South África. 

Y aunque ya vimos las costas de Algeria desde un vuelo que viajaba muy bajo desde Dubai hasta Madrid, también habíamos visto Egipto en esa oportunidad, y aquí vamos a pisarlo. Sin embargo viendo la lista de países de África, hay muchos que probablemente nunca querremos visitar, así como hemos decidido que nunca iremos a la India. 

En español no existe consenso sobre su delimitación, el término Oriente Medio es el utilizado tanto por la ONU como por los gobiernos hispanoamericanos y el Ministerio de Asuntos Exteriores de España para definir a la región situada al sudoeste de Asia. Este concepto es actualmente mayoritario y muy difundido a nivel global, reuniendo a países como Arabia Saudí, Baréin, Emiratos Árabes Unidos, Irak, Irán, Israel, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Omán, Qatar, Siria, Sudán, Yemen, Turquía, los territorios palestinos (Franja de Gaza y parte de Cisjordania), pero también para dos países cercanos (Chipre y Egipto). Todo esto implica que Oriente Medio y Oriente Próximo son virtualmente sinónimos.

Revisando el mapa de Medio Oriente, me doy cuenta que efectivamente es la segunda vez que estaré en esta zona cuando toqué tierra en Egipto y Turquía, y por lo tanto luego de Dubai y Abu Dhabi, suman cuatro los países que conozco en él área. 

¿Qué será cierto con respecto a la construcción de las pirámides?, es tan difícil saberlo. Los libros dicen una cosa, internet dice algunas parecidas y otras distintas, igual que los vídeos de YouTube; incluso los guías especializados tienen su propia o institucionalizada teoría; pero los investigadores mundiales son la fuente común entre todos estos, y también manejan teorías diferentes.

El punto concordante y la historia oficial es que fueron construidas hace unos 5000 años, por mano de obra de esclavos, y que sirvieron como tumbas para los faraones; pero algunos puntos son verdaderamente difíciles de creer. 

La Gran Pirámide, por ejemplo, está compuesta por 2.300.000 bloques de piedra de entre 2.5 y 60 toneladas cada uno, y que se hizo en unos veinte años aproximadamente; entonces tuvieron que colocar una piedra cada dos minutos.  Esto parece imposible aunque podríamos suponer que es cierto si trabajaban miles de hombres en la construcción; pero también estaría el tema de la alimentación de estos pobres infelices, y entonces eso apoya la teoría de la desnutrición de su tiempo. Y si los guías turísticos dicen que no saben como se hizo porque todavía los egipcios no anotaban o escribían todos los detalles, ¿Cómo sí saben que se tardó 20 años?

Otro punto interesante que pone a dudar que la teoría sea cierta es que esta pirámide tiene una desviación de 6 milímetros luego de poner 2.300.000 piedras con tecnología de hace 5000 años, en una altura de 150 metros, que es una precisión que no hemos alcanzado en los siguientes siglos luego de eso.

Se supone que fueron construidas a modo de tumbas, pero muchas de ellas estaban cerradas con sarcófagos vacíos. Además los egipcios contaban con jeroglíficos hasta los más mínimos detalles de la vida cotidiana, pero no dicen nada de cómo hicieron las pirámides, ¿será que no fueron testigos?, y sea esa la razón por la cual dentro de las pirámides no se encontró nada escrito.

"La flor de la vida" es un círculo secreto creado por la inscripción de 13 círculos. Este símbolo se encuentra en algunas piezas egipcias, así como en "La ciudad prohibida de China". 

Otro detalle interesante de notar es que las pirámides de Egipto están alineadas con la constelación de Orión, igual que la pirámide del Sol en Teotihuacan, e incluso las pirámides africanas y americanas tienen bases de dimensiones similares.

Parece que quedan muchas preguntas sin responder, entre ellas:
¿Que habrá pasado con todas esas culturas antiguas tan avanzadas?
¿Los egipcios construyeron las pirámides o las pirámides ya estaban ahí cuando llegaron los egipcios?
¿Simples coincidencias o existió una antigua civilización global hace miles de años?
¿O incluso algún determinado conocimiento que era aplicado por todas las culturas a través del tiempo?



DIARIO DE VIAJE
Martes 04/10/2016 parte 1
Tour día 2


Destino: El Cairo, Egipto (África)
Hotel: Mena House Hotel (5*)

Ciudad: El Cairo, Egipto

Situada en la ciudad de Guiza, Egipto, fue con casi 150 metros de altura la construcción más alta hecha por el hombre durante más de 3800 años y uno de los destinos turísticos y arqueológicos más populares del mundo (con más de 15 millones de visitantes anuales antes de las revueltas civiles en las que se vio inmerso el país a partir de la revolución egipcia de 2011).

Egipto es un país predominantemente islámico, con millones de seguidores de Mahoma, o más bien del profeta Muhammad que significa "la paz sea con él"; una nación que posee el muy conocido Monte Sinaí en donde Dios le entregó a Moisés las tablas de la ley, que cuenta en su historia el momento en que la Zarza ardió sin consumirse mientras el profeta hablaba con el creador para recibir instrucciones. Un país que cuenta con el orgullo de tener ciudades de siglos antes de Cristo, entre ellas el Puerto de Alejandría, con su muy famoso faro destruido por terremotos y la Biblioteca del mismo nombre que fue consumida por el fuego, en una ciudad acariciada por las aguas del Mediterráneo, que con sus murallas y puestos de observación se protegían de las posibles invasiones turcas de otrora.

Egipto es un gran país de innumerables y extraordinarias mezquitas que narran historias interesantes del hoy y del ayer; que además no solo están dirigidas a la oración sino que también son lugares para el encuentro y la socialización de las comunidades musulmanas; templos sin imágenes ni representaciones pictóricas, debido a las prohibiciones del islam, pero que cuenta con cúpulas decoradas maravillosamente con detalles arabescos, incluso algunas hasta el suelo.

En el Libro de Éxodo, el nacimiento de Moisés tuvo lugar cuando un indeterminado faraón egipcio había ordenado que todo varón hebreo recién nacido fuese ahogado en el Nilo. Según el mencionado libro, Moisés fue hijo de Amram (quien era miembro de la tribu de Leví y descendía de Jacob) y su esposa, Iojebed, que dio a luz a un pequeño, y lo escondió durante los tres primeros meses. Cuando no pudo ocultarlo más, lo colocó en una cesta, embadurnada con barro en su interior y brea en el exterior para hacerla impermeable, y la llevó al Nilo. La cesta con el bebé fue observada y seguida de cerca por Miriam hasta que la hija del faraón llegó al Nilo para bañarse.

La princesa egipcia, cuyo nombre posiblemente era Bitia, descubrió la cesta y a Moisés dentro de ella. Miriam se acercó y consiguió que la princesa encargara que una hebrea amamantase y cuidase de la criatura; la hebrea en cuestión fue la propia madre de Moisés.

Durante dos años Iojebed amamantó a Moisés y después la criatura le fue entregada a la princesa. Moisés fue criado como si fuese hijo de la princesa egipcia y el hermano menor del futuro faraón de Egipto.

Según la narración bíblica, en cierta ocasión, Moisés llevó a su rebaño al monte Horeb, y allí vio una zarza que ardía sin consumirse. Cuando Moisés intentó aproximarse para observar más de cerca aquella maravilla, Dios le habló desde la zarza, revelando su identidad e intención a Moisés:

No te acerques; quita el calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es. [...] Yo soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. [...] Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus opresores, pues he conocido sus angustias. Por eso he descendido para librarlos de manos de los egipcios y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a una tierra que fluye leche y miel [...] Ven, por tanto, ahora, y te enviaré al faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, a los hijos de Israel. [...] "Yo soy el que soy". Éxodo 3:5-14.

A diferencia de muchas otras no menos importantes ciudades de esta parte del mundo, Egipto cobra gran importancia histórica para nuestros países de occidente y/o para nuestras costumbres y creencias cristianas. Recordemos que fue aquí donde sucedieron las siete plagas y el éxodo de los judíos hacia la Tierra Prometida; sin olvidarnos que aquí fue dónde  le entregaron a Moisés las tablas de la ley y la travesía por la península del Sinaí, donde se abrieron las aguas del Mar Rojo para que el pueblo de Dios escapara. Nos encontramos por lo tanto en un país de antes de Jesucristo, cuyo nombre aparece innumerables veces en el Antiguo Testamento, y que formó parte importante de la historia del cristianismo y la comunicación de Dios con el hombre. 

También el Nuevo Testamento nombra a Egipto, no sé cuántas veces, pero al menos al contar que a José el Ángel del Señor le dijo que tomara a María y al niño para irse a refugiar a Egipto. O sea que mientras no vayamos a Tierra Santa, esto es lo más cercano que hemos estado a una tierra en la que estuvo Jesucristo. 

Para el judaísmo, Moisés es el hombre encomendado por Dios para liberar al pueblo hebreo de la esclavitud en Egipto, y conducir el éxodo hacia la Tierra Prometida. Según la tradición bíblica, Moisés era descendiente de Leví, transmitió la Ley al pueblo hebreo y sentó las bases para el sacerdocio y el culto israelita. La tradición judeocristiana atribuye a Moisés la autoría de los cinco primeros libros bíblicos (Pentateuco). En cuanto a evidencia material extra-bíblica acerca de Moisés, los arqueólogos carecen de ella. Fuera del marco de la creencia, la falta de objetos que permitirían corroborar o incluso evaluar la validez de los textos bíblicos, genera hipótesis y conjeturas diversas.

Tour:

Al atardecer, tendremos un tour en camello por las arenas del desierto de Sahara, para disfrutar de una cena junto a la Gran Pirámide de Giza, en un restaurante beduino. Ya una vez comimos comida beduina en el desierto de Arabia, y ahora la vida nos da la oportunidad de volverlo hacer, pero esta vez en el desierto del Sahara.

Hoy visitaremos por fuera y por dentro la Gran Pirámide. Su construcción se llevó a cabo en el siglo XXVI aC., o sea 2560 antes de que naciera Jesucristo, como sepulcro físico y espiritual para el faraón Khnum-Khufu (más conocido por su denominación griega: Keops).

Entonces, finalmente estamos en Egipto, tierras africanas de faraones y pirámides; calentadas por las altísimas temperaturas del desierto del Sahara, que por cierto abarca la mayor parte de África del norte. Estamos en estas tierras bañadas por las aguas del Río Nilo; desde donde Moisés y los judíos salieron hacia la tierra prometida, cruzando el Mar Rojo que ya nosotros vimos hace unos meses cuando viajábamos desde el Golfo Pérsico hacia Europa, en un vuelo de la línea aérea de los Emiratos Árabes Unidos.

Hoy nos encontraremos con nuestra guía privada en esta aventura por Egipto y Turquía, y aunque no será siempre la misma persona, contaremos con un asistente durante todos los días, incluyendo los días que estemos haciendo el crucero por el Nilo. Más tarde nos reuniremos con el chofer para empezar a conocer lo que debe ser un maravilloso lugar.

Los planes para hoy son visitar la antigua Menphis, Saqqara, que el primer arquitecto conocido del mundo la diseñó para su faraón Zoser. Una tumba con un diseño revolucionario; la pirámide escalonada; la primera de grandes dimensiones construida en Egipto. En la tarde tendremos una vista panorámica del atardecer con una cena beduina (segunda vez en mi vida) en un restaurante en el desierto. 

Durante el Imperio Antiguo, Saqqara fue abandonada como lugar real de enterramiento, eligiéndose Guiza como nueva necrópolis real, durante la dinastía IV. Shepseskaf volvió a utilizarla, así como los faraones siguientes de la dinastías V y VI.

Veremos la Gran Esfinge de Guiza, que es una monumental escultura que se encuentra en la ribera occidental del río Nilo. Los egiptólogos estiman que fue esculpida cerca del siglo XXVI aC., formando parte del complejo funerario del rey, durante la dinastía IV de Egipto.

Es difícil estar pisando las otroras tierras faraónicas y dejar de recordar la historia o leyenda de Moises, quién es una figura importante para el judaísmo, el cristianismo, el islam y el bahaísmo, donde se venera como profeta, legislador y líder espiritual.

Diario de viaje:

6:00 amanece en El Cairo, y con la luz del día se van asomando tímidamente las pirámides que se ven desde el balcón de nuestra habitación. 

Nos bañamos, sin abrir la boca para no tragar agua egipcia (contaminada), nos lavamos los dientes con agua embotellada y fuimos a desayunar caminando por los jardines del hotel bajo las estrellas que ya se veían a pesar de la bruma de desierto que empezaba a desaparecer. 

Seleccioné platos del Medio Oriente para desayunar, muy parecido a lo que comía en Dubai. Vainicas, garbanzos, hummus, huevo duro, jamones, pan francés y aceitunas, además de algunas frutas que no tienen nada que ver con tropicales. 

De ahí nos fuimos a la habitación para terminar de alistarnos y esperar a nuestro chofer que vendría con el Tour Lider y nuestra guía en español, para tener un día de actividades privadas, sin nadie más y a buen resguardo en una ciudad sucia, polvorienta, aparentemente peligrosa; que nos causaba, todavía, un gran temor. 

Estar en este hotel es vivir dentro de una burbuja alejados del mundo que se vive afuera y que indudablemente es la realidad que vive esta gran ciudad. Detrás de murallas que protegen grandes jardines y un maravilloso estanque de palacio. Protegidos por perros que detectan explosivos, y arcos de seguridad. 

Afuera se escucha música y pitos de los autos que tratan de moverse sin ley ni orden, y sin semáforos o autoridades de tránsito, y cuando logran pasarse unos a otros, se encuentran con algunos de los cientos de retenes policiales que les preguntan algunos datos. 

Finalmente llegaron las tres personas que esperábamos, para que nos fuéramos con la guía y el chofer a tratar de sobrevivir a ese mundo que esperaba ansiosamente tener la oportunidad de "devorarnos"; un mundo que esperaba hacer algún servicio para nosotros, que amerita una propina para llevar comida a su mesa, o simplemente sonreírnos para  demostrarnos que es cierto eso que se dice de la calidez egipcia. 

La chica es una egipcia musulmana estudiada en España, con un acento castizo, que cubría su cabeza con un pañuelo celeste para que los hombres no vean su cabello, según la religión islámica que ha decidido seguir. 

Y es que estas mujeres deciden cuánto se tapan, y en que color, dependiendo de sus convicciones y escogencia, porque a diferencia de las de Arabia Saudita o Qatar, aquí no hay policía religiosa y nadie las obliga, aunque si las ven -un poco feo- según escojan. 

7:15 am. Salimos del hotel "al mundo". 

Es impresionante la cantidad de barricadas y retenes que hay en las calles, para proteger a los locales y al turista, en un gran intento para luchar contra los terroristas, situación que no vivimos en nuestra pequeña parte del mundo, allá en el centro de América.

La guía de mostró extrañada de que quisiéramos hacer este viaje luego de los sucesos recientes en esta zona, pero la verdad es que hoy en día es peligroso, también, estar en Francia o en Orlando. En todo caso, si es interesante que lo hiciéramos, más tomando en cuenta que el Gobierno Español, como otros, recomienda que sus nacionales no viajen a Egipto o Turquía, y nosotros vamos a estar a 500 kms de Siria al llegar a Capadocia. 

Fuimos a Memphis como a 40 kms de El Cairo, que fue la capital más antigua de Egipto que llegó a tener 30 dinastías o familias reales, en una cultura de mucho más de 2000 años antes de Jesucristo. 

En el camino la guía nos preguntó si había algo fuera del programa que quisiéramos hacer, le dijimos que entrar a una mezquita; no para turistear, porque ya lo hemos hecho, sino para presentar nuestros respetos y orar, ojalá junto a musulmanes. 

Preguntó: "¿Por qué?"  Y me dije que indistintamente de que en el Islam y Cristianismo existieran diferencias, era un lugar donde la gente oraba a Dios con amor y queríamos sentir eso. Aceptó llevarnos mañana. 

Estas dos religiones son muy parecidas, claro que debe haber muchas diferencias que no conozco, pero si sé que ellos creen en Jesucristo, solo que no como el hijo de Dios, sino otros de sus mesías; pero lo respetan de altísima manera. 

Memphis: 

Fuimos a Memphis, la capital del Imperio Antiguo de Egipto y del nomo I del Bajo Egipto. Estaba situada al sur del delta del río Nilo, en la región que se encuentra entre el Bajo y el Alto Egipto.

Fundada alrededor del 3050 a. C. por el primer faraón de Egipto, Menes, las ruinas de la ciudad se encuentran 19 km al sur de El Cairo, en la ribera occidental del Nilo. El dios local fue Ptah.

Durante gran parte de la historia egipcia, Menfis fue la ciudad más importante del país y el centro económico del reino, capital indiscutible desde la dinastía I a la VIII, resurgiendo durante el reinado de Ramsés II y Merenptah. Cuando otras ciudades como Tebas, Pi-Ramsés, Tanis o Sais ostentaban la capitalidad, seguía siendo denominada Balanza de las Dos Tierras, el más importante centro del país.

Se estima que Menfis fue la ciudad más poblada del mundo hasta el año 2250 a. C., en el momento de mayor auge pudo tener más de quinientos mil habitantes.

Vimos (y no tocamos) la estatua de Ramses II, de verdad que no puedo explicar la majestuosidad. Puesta en el lugar en donde fue encontrada, solo la desempolvaron y construyeron un museo a su alrededor. Ahí habían varias ventas de artesanías, que por cierto no compramos nada. Un señor se acercó y nos regaló a cada uno una piedra. La guía me la puso en la pulsera de cuero que uso. Al principio no pudo, entonces tomó la prensa del pañuelo que tapa su cabello y lo logró. Nos ofrecieron objetos "ilegales" o sea originales no reportados al Ministerio de Cultura o al de Turismo, pero tampoco quisimos. 

Eso de "ilegal" es un tema debatible, porque la ley dice que deben ser reportados y entregados, como lo hacemos en Costa Rica, pero fueron hallados en su patio o mientras construía su casa. 

Cuando llegamos al lugar, uno de los señores del museo dijo: "¡Qué dicha!, volvieron los turistas". Solo éramos nosotros dos, pero se pueden dar una idea cómo ha bajado el turismo en esta zona. 

Muchos locales se acercan a vender recuerdos, tarjetas, pirámides, estatuitas, papiros y otros. 
Saqqara:

Llegamos luego a Saqqara para entrar a la pirámide Titi, casi a gatas. Nos dijeron que no podíamos tomar fotos, pero el señor que nos acompañó adentro nos permitió hacerlo. Por supuesto que su permiso estaba ligado a la posibilidad de una propina que al final le dimos de 5 euros, porque para este momento todavía no estábamos cansados de andar dando propina por todo o por cualquier cosa.

Saqqara es el emplazamiento de la necrópolis principal de la ciudad de Menfis, en la ribera occidental del Nilo, situada a unos 30 km de El Cairo y 17 de la ciudad de Guiza. Funcional desde la dinastía I (ca. 3050 a. C.) hasta época cristiana (ca. 540).

La importancia de la necrópolis se debe a los restos de complejos funerarios, erigidos por los faraones del Imperio Antiguo y la gran cantidad de tumbas de nobles, pues el lugar, consagrado al dios Sokar, fue elegido por los faraones del Imperio Antiguo para establecer su necrópolis; ésta fue saqueada desde tiempos antiguos.

El complejo de la Pirámide de Teti se encuentra en el campo de las pirámides en Saqqara, en Egipto. La conservación por encima del suelo es muy mala, y en la actualidad se asemeja a una pequeña colina. Sin embargo, por debajo del suelo, tanto las cámaras como los corredores están muy bien conservados.

Se accede a la pirámide a través de un pasadizo que desciende en un abrupto ángulo de aproximadamente 60º. Por razones de seguridad, en la actualidad, en el suelo del pasadizo hay una tablero de madera con listones de metal para ayudar a los turistas a mantener el equilibrio. Después de descender unos 15 metros caminamos en dirección sur por debajo de la pirámide durante otros 20 metros para llegar a las cámaras interiores. La altura de estos pasadizos es de aproximadamente un metro y medio, y son similares en tamaño, forma, y preservación a los de la Pirámide de Kefrén.

Este pasadizo termina en una sala con dos almacenes, la antecámara, y la cámara funeraria, de unos 3 metros de anchura y de 4 metros de altura. En el techo los bloques de piedra están desplazados debido a terremotos. En las paredes este y oeste de la cámara funeraria fueron grabados, por segunda vez, los Textos de las Pirámides. Algunos de los textos están dibujados sin llegar a ser grabados, y el sarcófago de basalto reposa sobre unos groseros soportes de roca que no se terminaron de retirar. En el techo, estrellas celestes muestran una cuadrícula de la plantilla usada para dibujarlas y que tenía que haber desaparecido en el momento del acabado definitivo. Todos estos trabajos inacabados son indicios de que el faraón fue asesinado y enterrado antes de tiempo.

Al salir de la pirámide, por ese corredor de techo muy bajo y de puertas pequeñas, no sé si porque los antiguos habitantes eran "enanos" o para evitar que entrara el calor, aunque también puede ser que era para no trabajar tanto haciendo puertas grandes, pero eso es poco probable en una civilización que trabajó mucho por hacer lo que querían lucir. En fin, saliendo pegué la cabeza en el marco de la puerta; casi "se me apagan las luces", me di durísimo, temí haberme roto o llegar a perder el conocimiento, pero seguí bien, aunque luego pude notar que sangré un poco. Quién sabe cuántos infelices obreros (según ellos no esclavos) egipcios de hace unos 4000 añitos, dejaron su frente pegada ahí mismo. La única diferencia es que si me rompo tendré algún tipo de medicina que me ayude, ellos se ponían algún potaje para sanar, y si se infectaba moría; aunque también es posible que tuvieran algo que funcionara como antibiótico o penicilina, la verdad es que aunque se sabe mucho de ellos, tal vez más bien se sepa poco.

Éramos como 10 personas visitando la pirámide, nosotros dos adentro y unos 8 gringos que estaban afuera todavía recibiendo las explicaciones de su guía. Ellos viajan, según supimos y por requerimiento norteamericano, con un miembro de seguridad extra. Nosotros solo lo hacemos con la guía que no nos deja solos y el chofer que está listo a mover el carro cada vez que lo requerimos, siempre nos deja y nos recoge en la entrada del lugar al que vamos. 

Vimos por fuera la pirámide escalonada, pero no pudimos visitarla porque está en restauración. 

La guía, que como recordarán es una mujer árabe, nos habló de las "biedras breciosas" al querer decir "piedras preciosas". A partir de ese momento estuvimos vacilando con ella acerca de su pronunciación de "p". Al rato me dijo: Cómo es que de pronuncia la "B", le dije: "B". Ella quería preguntar por la "P". 

Me encontré botado o escondido en las arenas lo que fue un trozo de un cisne trabajado, tal vez para algún templo o monumento, hecho en alabastro, por supuesto lo traigo conmigo; igual que aquella piedrita o abejón que me regaló el hombre que estaba en el monumento de Ramses II, fabricada en piedra calisa. 

En este viaje no hemos visto muchos animales exóticos como en otras latitudes, pero para el reporte quiero anotar que sí vimos caballos, camellos, burros (asnos o mulas), ovejas, cabras, perros, gatos y choferes cairotas (gentilicio de El Cairo).

Hemos visto mucha pobreza y alguna extrema en las calles de esta polvorienta ciudad. Según la guía es más campo que pobreza y de alguna manera un estilo de vida, pero yo no estoy seguro si esto es vida, o tal vez me falta tener más contacto con la realidad, voy a trabajar en eso. 

Aunque también es una cuestión cultural o "in-cultural"; tiran la basura en las orillas de la calle y en las márgenes de los ríos, incluso en los afluentes del Nilo. Montones de bolsas acumuladas, y en algunos lugares siendo escarbadas por perros, niños o mujeres todas vestidas de negro con su cara tapada por la burka. 

A media mañana, tal vez sin tener elementos para evaluar, o tal vez nunca lo supo, la guía me preguntó si éramos hermanos o solo amigos, le dije que solo amigos; y dijo que nos parecíamos y hablábamos similar. Al día final en esta ciudad pudimos estar seguros que nunca llegó a estar clara con respecto a nuestra relación, tal vez impensable para ella en su cultura.

Por supuesto que no le hice mayores aclaraciones, porque aunque en mi mundo es normal y bien visto, estamos en Egipto, en el mundo árabe; naciones con personas seguidoras del Islam y conversando con una mujer que usa burka. "Calladito más bonito" 

Nos preguntó la guía si había algo en particular que quisiéramos visitar o conocer. Yo le dije que algo de papiro y Luis Fer una tienda de aromas. 

Fuimos entonces primero a una galería para una explicación de cómo se fabrica y se pinta, con un hermoso chico egipcio que hablaba español. Aprendimos un montón, compramos un par de cuadros maravillosos. Luis Fer escogió uno grande de un Faraón y yo no sabía si comprar la "Llave de la vida" o uno que decía "Alá" en caracteres árabes. Finalmente me decidí por el segundo y me regalaron el primero. Además compramos dos hojas de papiro en blanco, en una pusieron nuestros nombres en jeroglíficos y la otra me la traje para pintar una acuarela. Al finalizar la visita el chico aceptó que lo grabara haciendo un vídeo para mis amigos en Costa Rica. 

Cuando estaba empacando lo que compramos, pusieron todos en el mostrador de la galería, pero el de "Alá" en otra mesa, pensé que no lo habían traído. El chico me pidió que no lo pusiera cerca del baño o de licores porque era ofensivo.

Al empacarlos les dijimos que todos juntos dentro del mismo tuvo de cartón; pero ellos se miraron entre sí, y entendí que el mío era especial. Entonces le dije que lo empacara por separado y lo recibí muy ceremoniosamente, su rostro se iluminó al darse cuenta que yo había entendido y que lo trataría con respeto. 

Hicimos una paradita en el camino y la guía nos invitó a una enorme jarra de jugo de caña natural, por supuesto sin agua. Estaba delicioso pero no me lo pude terminar; temía que mi estomaguito se resintiera y llegará a molestarme en un día largo, en un viaje largo y lejos. 

Mientras estábamos tomando el jugo Luis Fer aprovechó para tomarle una foto a la placa al carro porque hemos visto matrículas de autos en otros países árabes, pero las de aquí tienen hasta los números en idioma local, no se puede entender ni un caracter. 

Al montarnos vino a la ventana de la guía un hombre de la calle vestido de traje largo y de color café, como el hábito del Carmen, igual que la inmensa mayoría de la gente de clase poco privilegiada, para decirle a ella que uno de sus pasajeros había hecho la foto, que se cuidará de que quisiéramos acusarla de algo, y por supuesto esperaba que ella de agradecimiento le diera una propina, porque en este país, y a ese nivel, todos quieren propina. Aunque tengo que aclarar que sonríen y son amables por naturaleza, y no parece que esa simpatía venga de la mano con el interés monetario. 

Caminando fuimos a una especie de panadería para comprar pan; que es similar al pita que conseguimos en Costa Rica, pero más grande y de un sabor distinto, tal vez alguna poca especia. Seguimos hasta el restaurante, cargando nuestro propio pan, poco usual para nosotros, pero incluso ahí nos dieron mucho más. 

Cuando digo caminando no se imaginen unas calles muy anchas de autos organizados y un calor infernal; primero porque aunque sí esta caliente, es bastante soportable, no como los Emiratos Árabes Unidos. Y además porque la calle está invadida de miles de autos de muy antiguo modelo, con conductores que se mueven entre "los carriles" que de todos modos no existen, en una ciudad de edificios y construcciones sin terminar o abandonadas, con calles y aceras casi tapadas por la arena de desierto que trae el viento, en donde la basura reina en todo lado. Y aunque las personas vestidas con ropas abismalmente distinta a la nuestra, no da miedo y te sentís seguro porque sus miradas no son atemorizantes, sino todo lo contrario, muchos buscan el contacto visual, ese que tanto evité en el paso por el aeropuerto de Turquía, y cuando finalmente logran tener tus ojos en contacto con los de ellos, regalan una sonrisa, tal vez un "aló" de saludo, e incluso los jovencitos preguntaban nuestros nombres, y luego nos daban los suyos. 

¿Horrible o hermoso?, ¿Cómo es El Cairo?  Qué tal si decimos que ambos. Es una hermosura dentro de una fea burbuja; pero también es feo con detalles maravillosos, principalmente por su historia, tradiciones, prácticas religiosas y el valor de la gente; tal vez por esencia o quizá por los bonitos mandamientos del Islam. 

Por supuesto que nosotros andamos siempre acompañados por al menos dos personas en un carro privado y eso podría hacer la diferencia; pero lo que estos egipcios son, al menos los de El Cairo,  no podría ser hipocresía. 

El almuerzo fue "una fiesta" de muchos productos que o no recuerdo, o del todo no reconocí; pero eran al menos 10 entradas, sí diez, más el plato principal de cada uno y los postres que eran: un arroz con leche almidonado, ¡Delicioso!, y un cuadrito de algo como de almendras con leche y miel, otro manjar. 

La guía aprendió español en España y por supuesto su acento es marcado, pero en su condición de árabe pronuncia las letras "P" como "B"; y es probable que a partir de mañana me agregue a su Facebook y lea lo que estoy escribiendo, pero lo que he disfrutado con ella con respecto a esto no me importa comentarlo. 

Ayer  se disculpó para bajarse en un restaurante a usar el baño, cuando regresó dijo: "disculpen, estoy obrada". 

Nosotros no podíamos darle crédito a lo que habíamos escuchado: "obrada", de pronto ambos entendimos que quiso decir: "operada"; explotamos de la risa y le comentamos lo que creímos. A partir de ese momento se ha cuidado mucho con la "P" y la "B"; pero no siempre lo logra, por ejemplo cuando dijo que un amigo "tiene una Vagina Web" (Página Web). 

Más tarde, luego de reírnos con estos y otros errores de pronunciación, con mucha autoridad y en todo fuerte me dijo:
- ¿Entonces cómo se pronuncia al B?
- Be
Ella quería preguntar por la "P", nos hemos reído mucho con ella, que obviamente es simpatiquísima. 

Nos fuimos a la zona de la Gran Pirámide de Giza y pudimos entrar, principalmente por el escasísimo turismo que tiene Egipto en estos tiempos, y la falta significativa de visitantes asiáticos, entiéndase -chinos-.

La Gran pirámide de Guiza es la más antigua de las Siete maravillas del mundo y la única que aún perdura, además de ser la mayor de las pirámides de Egipto. Fue ordenada construir por el faraón de la cuarta dinastía del Antiguo Egipto Keops. El arquitecto de dicha obra fue Hemiunu.

La fecha estimada de terminación de la construcción de la Gran Pirámide es alrededor de 2570 a. C., siendo la primera y mayor de las tres grandes pirámides de la Necrópolis de Guiza, situada en las afueras de El Cairo, en Egipto. Fue el edificio más alto hasta el siglo XIV (siendo superado por el chapitel de la Catedral de Lincoln, en Inglaterra y el edificio de piedra más alto del mundo hasta bien entrado el siglo XIX, siendo entonces superado por la aguja de la iglesia de San Nikolai, en Hamburgo.

Caminamos decenas de gradas hacia arriba, por un túnel de techo bajo que nos obligaba a hacerlo casi a gatas, luego pasamos un túnel horizontal, también bastante estrechó y bajo, y finalmente llegamos a la Cámara Mortuoria del Faraón, cuyo sarcófago está al fondo de ese cuarto de unos 4x5 metros, de paredes repletas de jeroglíficos, que algo deben estar contando. 

Estando ahí quisimos meditar unos poquitos minutos. De pie junto a la pared que mira hacia el lugar en donde el faraón descansaba mientras viajaba a la eternidad, según las creencias de aquellos años, cerré mis ojos y respiré profundo. Se escuchaba algunas personas hablando en idiomas que no conocía entonces imaginé que quienes hablaban eran los operarios faraónicos que trabajaban preparando la cámara para el viaje de su soberano. Fue una experiencia maravillosa y logré desconectarme completamente de este mundo por algunos momentos. Sentí como si una energía azul entraba a mi cuerpo, desde los pies hacia arriba. 

Tal vez para algunos esto sea una tontería, incluso para mi lo hubiera sido hace un tiempo, pero no hoy después de estar en partes del mundo en donde se siente la buena vibra, o la mala, luego de escuchar historias increíbles en los 5 continentes habitados de la tierra; y por supuesto que hoy creo en la posibilidad de esto al estar dentro de una pirámide, en el desierto del Sahara, con todas las historias maravillosas que estas edificaciones tienen, o deben tener.

Continuará...












DIARIO DE VIAJE
Martes 04/10/2016 parte 2
Tour día 2


Destino: El Cairo, Egipto (África)
Hotel: Mena House Hotel (5*)

Hablemos un poco más de detalles que hemos visto en la ciudad. Montones de retenes policiales en muchos lugares, en la entrada de barrios o zonas turísticas o de monumentos. Le pregunté a la guía si ellos podían discutir con un policía o un militar, y me dijo: "mmm, mejor no". Es que cuando estábamos en Roma dos muchachitos estaban jugando fútbol con una botella de agua vacía, muy cerca de la entrada de la Ciudad del Vaticano, frente al castillo de San Angelo, en la Vía del Corridori. Un militar apostado ahí les dijo que no podían hacerlo, y los chicos le discutieron, incluso "sacaron pecho" frente al oficial y le movieron la botella cerca de su cara, y se fueron sin consecuencias. Entiendo que en Egipto mejor no jugar de "valiente". 

Yo sé que nuestro hotel en El Cairo es considerado no sólo uno de los mejores de El Cairo y de Egipto, sino también del mundo, tal vez por haber sido el palacio de una princesa; pero aunque es hermoso y nos encanta no es necesariamente el mejor en el que hemos estado en nuestros viajes.

Cuando íbamos entrando a la pirámide, ya adentro y antes de empezar a subir, venían bajando un chico de unos veinte tantos años con un señor que podría ser su padre, me detuvieron y me pidieron tomarse un "selfie" conmigo, sin embargo no fue uno. El señor un par de fotos y el muchacho como tres en diferentes ángulos y posiciones. 

Me extrañó mucho. Pensé que por ser más blanco que la población promedio, por la altura, o por las canas: hasta pensé que por delgado, pero aquí hay mucha gente de cuerpo parecido al mío. También supuse que sería por el tipo de ropa que uso, que es de viajero, o varias hipótesis más.

Todo este tema me daba vueltas en la cabeza, y para este entonces tengo mis hipótesis bastante cerca de la razón; creo que es parte de una bendición y de cómo me siento cuando camino y la seguridad que trato de llevar dentro, o sentirme siempre que soy el hijo del Rey (Rey de Reyes).

A media mañana la guía me dejó hacerse una foto conmigo, le pregunté si podía tocarla (abrazarla); pero me dio a entender que no. Más tarde me tocó en el hombro para hablarme y después otra vez. Le comenté a Luis Fer y al ratico puso su mano en mi antebrazo. Me llamó la atención y volví a ver el punto de contacto y ella dijo: "ves, una mujer musulmana te está tocando". Claro que a pesar de eso nunca la toqué, pero ella tenía libertad de tocarme a mi. Más tarde nos tomamos una foto abrazados, pero me pidió no mostrarla en Internet. Realmente fue una concesión poco usual en las mujeres del Islam.

Conduciendo y caminando por el desierto vimos y visitamos otras tres pirámides, serán nueve en total, aunque solo entramos a dos. Las vimos desde diferentes ángulos, en un tour muy completo con una gran guía, un buen chofer y una excelente organización. 

La Gran Esfinge de Guiza: 

Vimos la Majestuosa Esfinge, ¡sin palabras!, y tuvimos el acostumbrado contacto humano con los vendedores de artesanías de la calle, que insisten para poder vender algo en una temporada de muy poco turismo, a precio bajísimos. 

La Gran Esfinge de Guiza es una monumental escultura que se encuentra en la ribera occidental del río Nilo, en la ciudad de Guiza, unos veinte kilómetros al sudoeste del centro de El Cairo. Los egiptólogos estiman que fue esculpida c. siglo XXVI a. C., formando parte del complejo funerario del rey, durante la dinastía IV de Egipto.

La Gran Esfinge se realizó esculpiendo un montículo de roca caliza situado en la meseta de Guiza. Tiene una altura de unos veinte metros, midiendo el rostro más de cinco metros. La cabeza podría representar al faraón Kefrén, teniendo el cuerpo la forma de un león. En épocas antiguas estaba pintada en vivos colores: rojo el cuerpo y la cara, y el nemes que cubría la cabeza con rayas amarillas y azules. Sus dimensiones aproximadas son: 57 metros de longitud y 20 metros de altura.

Se construyó un templo frente a la estatua, datado en el Imperio Antiguo, y otro más al norte, junto a la esfinge, durante el Imperio Nuevo, como lugares de ofrendas a la "imagen viviente". Kefrén erigió un templo en la zona sur, que está comunicado con su pirámide mediante una larga avenida procesional. Gozó de veneración y culto por los egipcios desde la antigüedad, especialmente durante el Imperio Nuevo.

Pasamos luego a la tienda de aromas, donde tienen la esencia que usan la mayoría de todas las perfumerías del mundo. Según dijo el encargado Francia tiene cuatro bases para preparar sus perfumes y colonias, aquí tienen más de 800. 

Nos sentamos en una salita en donde nos ofrecieron café con cardamomo, en una tacita muy pequeña, como para "shot" de tequila, mientras el chico que nos atendía, miembro de la familia propietaria y licenciado en alguna carrera de aromas, nos ponía una gota en un brazo, en el otro, más abajo y más arriba, para que fuéramos apreciando sus diferencias. Por supuesto compramos algunos de ellos que servirán de perfume, de aroma ambiental y otros medicinales como la menta para temas respiratorios. 

Fue una explicación detallada y otra vez pudimos ver y sentir la hospitalidad y generosidad egipcia, que es prácticamente su forma de atender al visitante, supuestamente aunque no compre, pero solapadamente es difícil no comprarle a un árabe suavemente insistente, en su país, su "casa", y luego de una amplia explicación de sus productos. 

¿Cómo funciona este tour?

Contactamos a una empresa grande en Estados Unidos para buscar un recorrido en Turquía y Egipto que se ajustara a lo que queríamos. Ellos nos contactaron con la empresa que contratamos y durante meses hemos estado viendo detalles de hoteles, rutas, crucero, ciudades, etc. 

Salimos de Italia, pasamos por Estambul en Turquía y llegamos a El Cairo en Egipto. En el aeropuerto fuimos recibidos por el hombre cuya firma fue contratada por la empresa que nosotros contratamos, y él es el responsable por nosotros mientras estemos en Egipto, no sólo en El Cairo; y se encargó de conseguirnos visa, ya estando aquí, hacer por nosotros los trámites aduaneros y migratorios, presentarnos al chofer y llevarnos hasta dejarnos dentro de las instalaciones del hotel, otrora palacio árabe. 

En El Cairo tuvimos una guía que nos acompañará en todo el recorrido, junto con un chofer, siempre el mismo y en el mismo carro. 

Al salir de esta ciudad el responsable nos llevará al aeropuerto y se encargará de maletas, ayudarnos en los puestos de seguridad y hacer los trámites con la línea aérea, hasta dejarnos cerca de la puerta de abordaje, siendo muy útil por su obvio conocimiento del idioma árabe. 

Al aterrizar en Luxor estará un nuevo chofer con un sub-responsable de nosotros que reporta al responsable en El Cairo, además estará el chofer y el guía. 

No sé cuál de los dos, obviamente no el chofer, tomará con nosotros el crucero de 3 días por el Nilo, por si algo necesitáramos y para ser el contacto entre nosotros y los eventuales guías locales en las paradas del barco. 

Una vez en Aswan nos despediremos de todo este personal y volaremos a El Cairo otra vez para salir al día siguiente hacia Turquía. En el aeropuerto estará esperándonos el responsable principal y el chofer, aunque no sabemos si este será el mismo. 

Cuando lleguemos a Turquía o cerca de esos días les cuento como estará el asunto por allá, aunque sí les digo que es parte del mismo paquete que contratamos, o sea que el señor en Estados Unidos sigue conectado a nosotros. 

Mientras andamos en la calle la guía ha recibido varias llamadas telefónicas del responsable en El Cairo y de el contacto en Estados Unidos. Ella dice que llaman para saber si estamos a gusto, si estamos disfrutando, si queremos hacer cambios de itinerario o visitar otros lugares, y para estar seguros que estamos siendo bien atendidos, porque todo este tour es de lujo; pero yo creo que el asunto va más allá, es parte del monitoreo que la guía tiene con respecto a nuestra seguridad y a los posibles acontecimientos de la zona. Seguramente están pendientes de eso y quieren estar seguros. 

Dice ella que desde Estados Unidos le dijeron que si queríamos cambiar el itinerario o agregar algo, que tenía permiso de hacerlo sin tener que avisar.  

Volvamos al diario. 

Vamos hacia el lugar en donde estarán esperándonos los dos camellos que usaremos esta tarde junto con un guía local que supuestamente habla inglés y español; pero luego supimos que debe tener problemas hasta en el árabe. 

Nuestro carro se desvió de la calle principal a una secundaria, luego a una terciaria y así fue metiéndose por calles, callecitas y callejuelas; cada una más pequeña, menos asfalto y mucho más aterradora, la penúltima de esas era tan angosta que pasábamos a centímetros de las puertas y las ventanas de las casas, a ambos lados simultáneamente, la gente se asomaba a vernos pasar.  Algunas casas de dos pisos cuyo segundo nivel se salía por encima de nuestro carro. 

Un lugar que tenía policías al inicio, pero se iban quedando atrás conforme nos adentrábamos hacia lo desconocido, aumentando el olor a mierda de camello y quizá revuelto a los aromas de la comida árabe que se cocinaba en las viviendas en las horas del atardecer. 

Llegamos al final, una calle de tierra donde estaban los camellos, burros (asnos o mulas) y caballos; en una polvorienta calle con algunas personas que nos veían con ojos como si nos estuviéramos bajando de una nave espacial. 

Y tal vez si éramos como marcianos; estamos con cara de turistas viendo para todo lado, vestidos de aventura, con carro, chofer y una guía turística, mujer, musulmana, que habla por nosotros y que se encarga de todo como si fuéramos Príncipes o personas inalcanzables; además de las cámaras fotográficas y nuestros nuevos sombreritos de ala ancha comprados por Internet para este viaje en que estaríamos en el desierto. Ya tenemos otros pero dicen Cuzco, y queríamos nuevos. 

En fin, ya estábamos ahí a la suerte, a la mano de Dios; en un lugar que parece ser de pobreza extrema, sin ningún cuidado por el ambiente, de basura tirada en las calles y de personas que hacen mucho por conseguir un dólar o menos, en un escenario que aunque no sea dantesco, podría fácilmente parecerlo. 

Sin embargo, había cerca de 8 miembros de seguridad, entre policías y policía turística, que no se veían estresados ni inalcanzables o creídos; sonríen cuando les haces contacto visual y te dicen "bienvenido" si es que tienen la posibilidad de hablarte, porque como ya dije somos como "príncipes" que alguien habla por nosotros. 

Otra de las buenas noticias es que las miradas de los locales son similares a quien te ve como bicho raro, nada más; no te da la sensación de que quieran robarte o hacerte daño; de hecho hacen contacto visual, ese mismo que tanto temí en el paso por Estambul, y si chocás los ojos y les sonreís, tenés el placer de recibir de vuelta una sonrisa dulce en el rostro de alguien que se sorprende que lo veás. ¡Son unos lindos! 

Me subí al camello que estaba echado para mí, con una muy corta explicación en inglés/árabe que decía: "ponga la espalda hacia atrás" y mientras yo pensaba: "¿para atrás?, ¿la espalda?, ¿como acostado?, ¿para qué?, ¿será eso lo que quiso decir?", y ¡zaz!, el camello se levantó usando primero las patas de atrás y casi me voy de cabeza pasando sobre el animalejo y cayendo a los pies del de Luis Fer, rápidamente pensé: "ah!, espalda para atrás" y salvé mi vida, dientes, cabeza y tres cámaras fotográficas; y por supuesto aprendí que cuando se está ante una nueva experiencia o aventura y alguien te da instrucciones, es mejor acatarlas inmediatamente. 

Claro que no fue como montarse en la moto, en toda esa carrera estaba mal sentado, asustado a no sé qué altura del suelo, y con un pantalón tan desacomodado que mis cositas privadas necesitaban orden. Y más adelante en el camino el camello adoptó un paso tratante que con ese golpeteo era muy probable que mi voz grave se convirtiera en aguda. 

Empezamos el viaje en camello que nos tomó cuarenta minutos. Rápidamente nos encontramos en las arenas sueltas del desierto del Sahara, pasando junto a un cementerio y cuesta arriba hacia la montaña, con una espectacular vista de las tres pirámides juntas y tratando de llegar antes de que el sol se escondiera. 

El camellero caminaba a nuestro lado, al principio jalándolos, pero luego le dio las riendas a Luis Fer, y el mío siendo jalado por este. A medio camino llamó por teléfono y apareció un ayudante con dos caballos, para entregarle uno y continuamos el camino. 

Minutos más adelante vino a nosotros un chico que parecía no ser egipcio que estaba siendo acompañado por un guía aparentemente local, y pidió a nuestro guía que nos tradujera que si le permitíamos hacer fotos. 

Por supuesto le dimos permiso, no creíamos que nos quisiera secuestrar, no pensábamos que nos fuera a robar el alma, y ya estaba acostumbrado a que la gente se quisiera tomar fotos conmigo. Primero le tomaron junto a los dos en camellos, y luego tomó su cámara y se acercó a mí para hacerse algunos "selfies" desde diferentes ángulos. Cada vez entiendo menos el por qué esta gente se siente tan motivada para tomarse fotos conmigo.

Finalmente llegamos a la cima de la montaña antes de que el sol se fuera a dormir, con unas maravillosas vistas de las pirámides que no estaban tan lejos, y que desde temprano habíamos visto desde otros ángulos. 

Nuestro camellero se llama "Honey", por dicha que es solo por ahora, no sabría cómo llamarlo a lo lejos. 

Vimos el atardecer en ese lugar y luego caminamos unos metros para sentarnos en un campamento de unos 6x6 metros, sin techo, alfombrado y con polvorientos cojines que acariciaban nuestras ya muy adoloridas nalgas y piernas, primero por el recorrido dentro de las pirámides y segundo por el contacto o golpeteo contra el lomo del camello, que no sólo eso pegábamos. 

Descansamos ahí un rato, y quise escribir más tarde en Facebook:

"Regalo De Dios

No tengo tiempo de contarles todo lo que hicimos hoy, tantas pirámides que vimos y cómo nos fue en las que entramos, lo que vimos, comimos, olimos e hicimos; pero pronto publicaré el Diario de Viaje, en donde narraré mis historias junto a una mujer musulmana, que aunque me hizo saber que no podía tocarla, al avanzar el día ya ella me había tocado tres veces e incluso me pidió hacerse una foto conmigo, pero que no la publicará por temas del Islam. 

Y quiero adelantarles que vimos el atardecer estando en las rojas arenas del desierto del Sahara en África, junto a tres pirámides, sentados en unos polvorientos y mal olientes cojines, en un campamento al que llegamos luego de media hora en camellos, entre sonrientes y cariñosos árabes sudados, igual que nosotros; escuchando música local, del lado Del Río Nilo que da hacia Argelia, con un cacho de luna en el cielo, y junto a Luis Fer; y al bajar hacia El Cairo, escuchábamos los cánticos de adoración por las calles de la ciudad. Díganme si esto no es un regalo De Dios".

La guía dice que esto no es pobreza, que la gente no tiene hambre, que es un estilo de vida; pero la verdad es que como estilo de vida no parece ser el mejor o más recomendable, porque en algunos momentos  parece no haber todo lo necesario para comer. Los niños se ven escarbando la basura o juntando botellas plásticas. 

Yo siento, sin tener suficientes valores para emitir un criterio, que muchas de estas personas son lo que son, lo que fueron y lo que serán, no siempre con posibilidades de cambiar sus vidas, se es lo que te toca y se acabó. Es muy probable que sean pocos los que sienten que pueden superarse y pasar de "casta" (niveles de la India) o de clase social. Y tal vez esta sea la razón por la que niños de la calle me preguntan mi nombre y quieren tomarse fotos conmigo, porque para ellos efectivamente vengo de otro mundo, otro país y viajó, cosa que probablemente no mentalizan en sus vidas. 

Terminamos el viaje en camello y bajamos a la ciudad (pueblo) para devolverlos; caminamos por una callejuelas en medio de casas, y montados en el animal podíamos verlas por dentro, familias comiendo en el suelo, en una alfombra, en una casa con ventanas y puertas abiertas por el calor, pero con polvo (arena del desierto) por todos lados, incluso adentro. 

En ese caminar el camellero iba hablando en un alto volumen en árabe con alguien que se le acercó, y me hizo sentir que estaban discutiendo y temí que alguien pasara rápido, y brincando me quitara el maletín o algo; pero finalmente llegamos a dónde estaba nuestro carro; recordé echar la espalda para atrás y me bajé sin problema. Y es que está es la tercera vez que andamos en estos animales, también hicimos un paseo en Dubai, en el Desierto de Arabia y en el desierto australiano; pero cuesta aprender y acostumbrarse. 

Al bajarnos, todavía asustado por la seguridad, aunque innecesariamente, busque la mirada de Walit, nuestro chofer, que entendió perfectamente que necesitaba que abriera mi puerta para guarecerme, me bajé del camello y me metí al carro.

El tránsito de esta ciudad da risa, por no llorar, y de verdad no podría conducir aquí. Íbamos por una carretera como la pista a Cartago que ambas vías están separadas por un gran espacio de jardín o zacate, solo que aquí están divididas por un brazo ancho del Río Nilo; pero nos topábamos carros que les quedaba más cómodo venir por este lado. Sin semáforos, aunque se pueden ver unos dos en una ciudad de 25 millones de habitantes, y sin señales de "alto". 

En la tarde/noche nos preguntaron la guía y el responsable qué más queríamos, Luis Fer dijo que comer dátiles, entonces el chofer se detuvo y el señor se bajó a comprarlos. Nos trajo una bolsa enorme de negros y de amarillos, frescos, que todavía andamos cargando, porque no queremos botarlos y no podemos comer tantos "en una sentada". 

La guía dijo al entregarlos: "si tiene un sueño, solo cierre sus ojos, nosotros estamos aquí para hacerlo". El tema es que ellos y todos los egipcios son muy cálidos y generosos, además de que este tour es de un nivel especial, y finalmente porque Egipto está sin turismo por el temor de la zona, tanto así que como les he comentado, en algunos lugares maravillosos preparados para recibir cientos de personas, solo estamos nosotros dos. 

La guía nos dijo que quería fumar shisha con nosotros, que es casi ceremonial que se hace con amigos, y cuando ya había terminado el tour y estábamos listos para ir al hotel, pasamos a un lugarcito, entiéndase "chinchorro", y ahí con dos "pipas" fumamos un rato, por supuesto sin subirlo, solo en la boca. Ya una vez lo habíamos hecho en un campamento beduino en el Desierto de Arabia. 

La atención es muy buena, se esperan a que nos sentemos para sentarse.

Ya en el carro nosotros dos, con la guía, el responsable y el chofer; paramos a cenar en un restaurante que estaba frente a las pirámides iluminadas junto a la Esfinge porque harían un concierto. 

La guía se despidió y el chofer se fue a dejarla, mientras nosotros tres entramos a cenar algo de vegetales, pollo, yogurt con pepino, tahini, berenjena, garbanzos, dalmatas que son hojas de uva envolviendo un arroz arreglado, que siempre nos gustan mucho; además de mucho pan, del tipo que seguramente usaron en la Santa Cena, sin levadura. 

Esta mañana mientras conversábamos acerca de las diferencias y similitudes del cristianismo y el Islam, la guía nos ofreció regalarnos una copia del Coran, que traerá mañana, y me ilusiona.

Sé que el reporte de hoy se hizo larguísimo, tanto que tuve que separarlo en dos partes, y cada una de ellas no tan pequeña; pero ni modo, que le vamos a hacer "lo vivido es lo vivido". 

Para terminar quiero volver a comentar que me impresiona la gran presencia policial o militar que hay en esta ciudad, aunque no sé si en todo el país; pero supongo que es únicamente en la capital en donde obviamente sería más posible que alguien hiciera un atentado terrorista. En todo caso todo este "operativo" da una sensación de seguridad en una ciudad de extrema pobreza con habitantes simpáticos, amables, cariñosos y generosos.

¡Buenas noches Chitos!
Vinny en Egipto. 





DIARIO DE VIAJE
Miércoles 05/10/2016 Parte 1
Tour día 3


Destino: El Cairo, Egipto (África)
Hotel: Mena House Hotel (5*)

Tour:

Hoy visitaremos el museo egipcio y el cuarto de las momias con nuestro guía privado, sin dejar de ver la tumba del Rey Tut. Por la tarde caminaremos por Al Moaz Street, viendo una gran concentración de arquitectura medieval que son los grandes tesoros del mundo árabe. 

Diario de viaje:

Seguimos en El Cairo, cansados por las subidas en las pirámides y el paseo en camello, o sea que nos duelen las piernas desde abajo hasta que pegan con la espalda. Cambié unos euros por Libras Egipcias y nos fuimos a la calle al ser las 8:00. 

Tenemos demasiados dátiles, así que le regalamos algunos al chofer, principalmente del color amarillo que aunque son muy ricos, no saben al tradicional dátil, más bien es como comer manzana de rosa y se parecen a los nísperos. También le dimos de regaló a la guía una bolsa de chocolates con guayaba de la marca Britt, que traíamos cuatro desde Costa Rica para regalar una a cada uno de los guías que nos atenderán. 

Le preguntamos a la guía musulmana acerca del código de vestimenta para entrar a la mezquita. Explicó que las mujeres totalmente tapadas, y los hombres con más libertad, hasta con manga corta. Que la mujer se tapa para no provocar a los hombres; pero que los hombres no necesitan porque no provocan a las mujeres. Le dije: "¡Bueno!, algunos hombres pueden provocar a otro hombre", y me dijo: "No, los hombres no provocan a hombres"; sin decirle nada más pensé: "¡Ay Chita!, qué te diré, eso es lo que vos crees". 

Hablamos mucho rato con la guía acerca de las diferencias o similitudes de el Islam y el cristianismo, claro que anotar todo es mucho hablar para ser leído por quienes no están tan interesados en el tema; pero nos encantó su manera de ver la vida, y como vivirla. Por supuesto que nos asombró el respeto que tienen por Jesucristo y la Virgen, aunque no creen que Él sea Dios, pero si que es quién vendrá al final de los tiempos. 

No creen en la crucifixión y piensan que Jesús subió al cielo en cuerpo y alma, que no es posible que un mensajero de Dios sufriera lo que decimos que sufrió, que los judíos no pueden haberlo matado; pues bien por ellos, tienen su derecho y nosotros el nuestro; pero cuando le pregunté: -¿Entonces dónde está Jesús?, me dijo algo tan hermoso que mis ojos se llenaron de agua: -Jesucristo está muy bien cuidadito al lado de su Alá.

Seguimos ...

En las calles, como he dicho, no tienen semáforos, van 8 filas de carros en carreteras de 6 carriles, pasan entre carros como las motos en Costa Rica, no usan casco aunque la ley diga que tienen que hacerlo; carros viejos, y hemos visto hasta seis personas en una misma motocicleta, pero interesantemente, según dicen, casi no tienen accidentes de tránsito, a pesar de que los peatones se la juegan para cruzar las calles sin zonas peatonales, entre las cacas de los caballos, de las ovejas, perros, burros y camellos; y de ser cierto eso, no entiendo por qué tantos autos están tan golpeados. 

Museo de El Cairo:

9:00 am. Llegamos al Museo de Egipto para apreciar miles de piezas que cuentan la historia de los egipcios. 

El Museo Egipcio de El Cairo o Museo de Antigüedades Egipcias, conocido comúnmente como Museo Egipcio (en árabe المتحف المصري), se encuentra en El Cairo (Egipto), y custodia la mayor colección de objetos de la época del Antiguo Egipto; posee más de 136.000 objetos clasificados de diferentes épocas de la historia egipcia: Tinita, Imperio Antiguo, Imperio Medio, Imperio Nuevo, Tercer Período Intermedio, Tardío, Helenístico y Romano, sobresaliendo de otros museos no solo por la cantidad, sino también por la importancia de muchos de ellos. Más de dos millones y medio de personas visitan el museo anualmente.

En 1835 fue creado el Servicio de Antigüedades de Egipto para proteger los tesoros y monumentos del país de la codicia y expoliación local y extranjera. Esto condujo a que, por primera vez, el gobierno egipcio reuniera una colección de Arte Egipcio, que se guardó al principio en un pequeño edificio del parque Esbekiah de El Cair

A la entrada del museo la guía dijo: "Si nos berdemos, brendan el teléfono". Ja ja. 

Vimos piezas de diferentes dinastías o familias faraónicas, sarcófagos, estatuas, piezas, utensilios, y la más impresionante colección de lo encontrado en la tumba de Tutankamon; que incluía su máscara. 
Mezquita de Amr ibn al-As:

Como les había comentado desde hacía meses, la próxima vez que estuviera en el mundo árabe me gustaría entrar a una mezquita, pero ya no como turista, sino a orar y que si lo pudiera hacer, les dije luego, oraría por aquellos queridos que gracias al Facebook nos envían sus mejores deseos, oraciones y buena vibra. Pues hoy iremos a lograr mi sueño, para variar, porque tengo una vida de "checks" a lo que he querido, gracias a Dios. 

Llegamos a a mezquita y nos quitamos los zapatos antes de entrar, los dejamos que en un mostrador a la vista de un -cosito- de "sotana" café, sin recibo y sin nada. 

Con 13 siglos de historia a sus espaldas, la Mezquita de Amr ibn al-As es la más antigua de todo el continente africano. Sus orígenes se remontan al año 642, cuando el territorio de El Cairo era ocupado por Fustat, la capital de Egipto que en ese entonces había sido recientemente fundada.

Caminamos dentro de la mezquita totalmente alfombrada con decoraciones que marcaban el espacio para cada uno. Unos puestitos muy pequeños que hacen que los musulmanes (sudados) estén muy pegaditos, como bien lo comprobé luego; pero que no importaba porque el momento de la oración fue tan sublime que hasta me hubiera besado con ellos de haber tenido la oportunidad, que lastimosamente no tuve, porque hubiera sido una experiencia cultural interesante, aunque más adelante en el diario le contaré cuando el turco me besó fraternalmente. 

Caminamos por aquí y por allá, entre columnas y bajo cientos de lamparitas que alguna vez fueron de energía no electrica. Nos sentamos en una banca y dos muchachos amigos de la guía nos dieron una explicación del Islam, aunque luego fue cambiando de tono y trataron de descalificar al cristianismo, pero ese poco tacto lo voy a ignorar en el reporte. 

Nos preguntaron si queríamos únicamente orar o hacer el ritual de la purificación, y ¡qué creen!, este par de ticos cristianos caminaron descalzos, incluso ya sin medias; recorrimos la alfombra y seguimos por el patio central de una mezquita hasta llegar al centro en donde encontramos varios grifos de agua en hexágono de mármol cuello techo tenía la misma figura geométrica, para lavarnos la boca, la nariz, cara, orejas, pelo, nuca, brazos, codos y pies, y así estar limpios para orar, y regresamos a la gran zona alfombrada, en primera fila detrás de quien dirige la oración. 

Nos pusimos en fila, todos viendo hacia adelante, y seguimos el ritual de adoración o momento de encuentro con Dios, aunque algunos le llaman "Alá", pero da igual. 

Primero estuvimos de pie, luego agachados, hincados, y postrado; así varias veces como dejándose llevar a una presencia maravillosa. No necesito comentarles por qué oré, qué pedí o que agradecí; pero puedo comentar como me sentí. 

Con los ojos cerrados y procurando que los sonidos del ambiente fueran parte de la -meditación-, me imaginé estando frente al trono de Dios. Como había mucha luz mis párpados estaban claros y era fácil imaginarlo. Aprovechando lo que escuchaba en árabe, sin entender ni una palabra, sentía que los ángeles adoraban; y no necesitaba saber qué decían, solo que era un momento de adoración. ¡Fue divino!. 

Al salir del templo estaban dos chicos egipcios cerca de los 18 años, mientras me ponía los zapatos me veían, yo podía sentir su mirada, los volví a ver y les sonreí, y se sonrieron como si hubieran obtenido un premio o lo que deseaban; no era nada extraño para mí porque ya había notado la forma en como sienten mi presencia, y que no pasó inadvertido en Egipto, aunque siga ignorando la razón, pero son muchas las miradas y sonrisas que recibo, incluso siento que algunos se quieren acercar, pero no se atreven. Hubiera sido maravilloso que ellos hablaran alguno de los idiomas que conozco, o que yo conociera el árabe, para poder comunicarnos; pero de todos modos sus sonrisas y las mías hablaban un idioma universal. 

Y es que así son la mayoría de los egipcios que se ven en las calles, quieren poder sentir que te conocen, no quieren sentirse ignorados, como estuvimos nosotros en las calles de Amsterdam; les gusta saber que tus ojos vieron a los suyos o más adentro; y ahora que sé esto, o que lo siento, los veo tan profundamente que trato de acariciarlos con la mirada, como intentando que su alma palpite -al unísono- con la mía. Tienen poco mundo o poco contacto con el mundo, y si hoy yo soy el mundo para ellos, quiero serlo de verdad e intensamente. Es un tema difícil que voy a conversarlo más detenidamente conmigo mismo, pero por lo pronto voy a seguir ofreciendo y entregando lo que quieren de mí, y aunque no sepan cómo me llamo o que tan famoso o poco famoso soy, disfruten del poco contacto que tengamos. 

Barrio Cristiano de El Cairo o Barrio Copto:

Pasamos a visitar El Barrio Cristiano. 

Los coptos aparecieron en el siglo IV con los primeros cristianos. El barrio copto está en la parte antigua de la ciudad, surcado por callejuelas, y en él se pueden encontrar muchas iglesias donde se sigue el rito copto:

La iglesia de Santa María, siglo IV, conocida como Iglesia Colgante (Al Muallaqa), es el templo cristiano más antiguo de la ciudad; la iglesia de San Sergio, siglo V, construida sobre una cueva que, según la tradición, cobijó a la Sagrada Familia; la capilla de Santa Bárbara; la iglesia y monasterio de San Jorge; y quí se encuentra también la sinagoga Ben-Ezra (siglo VII), la más antigua de Egipto, y la fortaleza de Babilonia.

La iglesia de San Sergio, también llamada Abu Sirga, se encuentra en la zona de El Cairo Viejo en lo que fuera la fortaleza romana de Babilonia; se considera una de las iglesias más antiguas en El Cairo, está dedicada a la memoria de dos martires cristianos, el primero de ellos un cristiano egipcio que murió junto a su familia debido a la persecución romana; el otro, fue un esclavo del emperador romano Maximiliano, quien fue torturado por sus creencias. Se supone que San Sergio y San Baco eran una pareja homosexual. 

El nombre de Iglesia Colgante le viene por estar situada sobre una de las puertas de la Fortaleza de Babilonia, una fortaleza romana. Los primeros viajeros la llamaron "la Iglesia de la Escalinata" porque hay que subir 29 escalones para entrar en ella. El nivel del suelo ha subido seis metros desde la época romana, de modo que la torre está en su mayor parte enterrada, por lo que no se aprecia tanto la posición elevada de la iglesia.

La entrada desde la calle se hace por unas puertas de hierro bajo un arco apuntado de piedra. La fachada decimonónica con campanarios gemelos se ve al pasar un estrecho patio decorado con motivos bíblicos modernos. Subiendo las escaleras y pasando la entrada hay otro pequeño patio que conduce al pórtico exterior del siglo XI.

Cuando íbamos entrando por una especie de avenida, unos chicos de unos 14 años nos pasaron adelante y se detuvieron a hablar entre ellos, lo que me pareció que era algo así como: "vaya usted... no usted".  Entonces al pasar a su lado los miré a los ojos a cada uno y se sonrieron como si los hubiera descubierto. Me saludaron en un pésimo Inglés, y por supuesto respondí y bajé la velocidad de mis pasos, hasta que me detuve. 

Uno de ellos me pidió sacarse un selfie conmigo, mientras los otros estaban con la cara seria a la espera de mí respuesta, y tal vez apiñados unos pasos más allá. Claro que respondí que sí, yo estaba encantado, Dios me estaba hablando, lo que no entendería sino hasta un par de días después. 

Nos tomamos el selfie mientras los otros eran testigos mudos, y cuando volví a ver al resto todos corrieron hacia nosotros. Me tomé una foto separada con cada uno, y con cada dos, y varias con todos. Agradecieron y se fueron sonriendo, jugando y viendo sus teléfonos para revisar el material; y yo me quedé ahí parado, pensando en lo que había pasado y sentido, y disfrutando ese momento mágico que no había vivido desde principio de año cuando unos niños de una escuela en Nueva Zelandia quisieron lo mismo. Ellos se fueron agradecidos por lo que posiblemente consideraron una amabilidad de mi parte, pero quien realmente había recibido un regalo fui yo, porque me dejaron sacar lo mejor que podía ofrecer, y me enseñaron que así debería ser siempre. 

La guía dice que como soy turista, y se me nota, para ellos es un orgullo tomarse una foto conmigo. Está bien, es una buena teoría y la acepto; pero los guías turísticos no siempre tienen una opción, generalmente hablan como si lo que dicen es la verdad absoluta. Seguiré trabajando en esto, pero quiero comentar que había otros turistas por ahí que no habían tenido mi misma suerte. 

Después otros niños vinieron a saludarnos, pero en este caso era obvio que por nuestra condición de turistas. 

Continuará...


DIARIO DE VIAJE
Miércoles 05/10/2016 Parte 2
Tour día 3


Destino: El Cairo, Egipto (África)
Hotel: Mena House Hotel (5*)

Seguimos en El Barrio Cristiano. 

En este lugar se refugiaron José, María y el Niño cuando salieron hacia Egipto, huyendo de Herodes. 

Vimos la gruta en donde vivió Jesus con sus padres, el pozo donde tomaron agua y una pequeña gruta en la pared de la cueva principal, donde seguramente lo acostaban. 

En la iglesia vimos un cuadro de María y el Niño pintado en el 48 dC, lo cual quiere decir que el artista seguramente la conoció o alguien que el conoció sabía cómo era ella, entonces indudablemente los rostros que ahí se muestran deben ser los más parecidos a como verdaderamente eran los dos, ¡fue impresionante! Por supuesto compramos unas postales con la imagen. 

Como ya les comenté esta gente tiene un gran respeto por Jesucristo, con diferencias como que subió al cielo sin sufrir a manos de los judíos y ser Dios mismo, no importando; pero cuando llegamos a la gruta dijo: "Aquí fue donde vivieron el Niño, la Virgen y su novio". Ja ja. Y luego preguntó: "¿Cómo se llamaba, José?

Cuenta la historia Cristiana que se refugiaron en Egipto, y la leyenda local explica que vivieron en una "cueva" en donde se levantó luego una iglesia que vimos, y de ahí se pasaron a otra gruta que es esta que les comento, que también han construido una iglesia arriba; más o menos como en la basílica de Cartago (Costa Rica) que en la parte de abajo está la piedra de Juana Pereira. 

Pasamos a conocer una sinagoga que antes fue una iglesia cristiana, y vimos la zona en donde la princesa encontró la canasta en la que estaba acostado Moisés, aunque fue un brazo de agua del Nilo, que se ha secado. 

Fuimos a almorzar en Le Memphis 5*, un restaurante de un barco que está anclado permanentemente en la orilla del Nilo. La comida estuvo regular, a pesar de que la empresa consideraba que eran manjares. 

Nos sentamos en una mesa con la guía y luego entró el chofer y se sentó aparte. Seguramente y es obvio que en este mundo es normal, y como desconocemos las costumbres dejamos que el tema pasara; pero cuando trajeron la comida venían solo los platos de nosotros dos, no el de la guía. Le preguntamos que había pasado con su comida y dijo que le sirvieron en la mesa del chofer. Me molestó porque aunque sea costumbre local, ya ella estaba sentada aquí. 

Me preguntó: ¿Qué hago?, le dije que fuera a invitar al chofer a nuestra mesa; lo hizo pero el prefirió declinar la invitación. 

Otra vez me vio con carita de "¿Qué hago?". Le dije qué hacer porque mi árabe no es tan bueno: "si el chofer quiere quedarse ahí, que lo haga, es su decisión; pero dígales que muevan sus platos para esta mesa, ellos no van a decidir dónde come usted". Su carita se iluminó bordeada por la burka que no deja ver su cabello, y dijo: "ay sí, yo me quiero quedar aquí con mis amigos". 

Al rato recibió una llamada y nos dijo que era de la agencia (de turismo), no sé si la de Egipto o la de USA, y que le dijeron que lo servido no era suficiente comida para nosotros, que pidiera más; pero sí era suficiente y tuvimos que insistir mucho para que no ordenara más; ya era bastante pan, hummus, banaganush, kebabs, pollo, arroz, dalmatas, ensalada, albóndigas de ternera y pepino con yogurt. 

De ahí nos fuimos a comprar uno de esos pañuelos que usan los hombres en la cabeza, como turbantes; y aunque dijo que en el barco tendremos una noche con trajes locales, no quisimos comprar el traje completo, porque aunque la verdad no era tan caro, pensábamos en la incomodidad de traerlo, y dónde guardarlo; además de que no volveríamos a usarlo. Ya compramos un turbante cuando fuimos a Dubái, y solo lo hemos usado una vez en una fiesta de blanco. 

Aunque ya lo dije, no dejó de sorprenderme de la condición o suciedad de las calles de esta gran ciudad africana, principalmente al ver tantos conductores sin usar cinturón de seguridad, motociclistas sin casco, calles de tierra conectadas a la avenida principal, y el muy escaso conocimiento del inglés, incluso en personas que manejan turismo. 

En las tiendas ofrecen bebidas mientras los posibles clientes ven sus productos, incluyendo gaseosas, té y café con cardamomo; bien por ellos, o nosotros, que lo mezclan porque el café egipcio ciertamente no es de concurso. 

Muchos edificios se ven como abandonados o destruidos, ya sabemos que cuando un hombre de casa construye su hogar para vivir en el primer piso, deja los niveles siguientes sin terminar porque serán uno para cada hijo, cuando estén en edad de contraer matrimonio; y por supuesto así pasan años dando una apariencia fantasmagórica a la ciudad, o de abandono. 

No sé si ya les conté que fuimos finalmente a fumar Shisha o Cachimba con la guía, a un lugarcillo "de terror". Ponen como una lámpara de pie con tres piedras y te dan una boquilla pegada a una manguera. 

Le pregunté a la guía si Alá era un Dios de amor o castigador, y me dijo que era un Dios de amor, pero que si alguien no seguía la ley tenía que castigarlo; entonces no quede muy convencido, porque yo creo en un Dios que es de amor y no castiga, aunque existan consecuencias de errores cometidos, pero no castigos. 

Llegamos al hotel. Luis Fer se fue a buscar Internet de calidad aceptable, y yo me fui media hora al Baño Turco. Luego cenamos ahí mismo porque ya estábamos dentro de "nuestra" burbuja, y nada nos motivaba para salir a las calles, a ese mundo surrealista. En la carta de vinos del restaurante no había ninguno que llamara mi atención, entonces me pedí un vodka con quinada , obviamente sin hielo para cuidarme del consumo del agua de este lugar. 

Pedimos una sopa cada uno y una ensalada para compartir. La comida estaba bien, aunque tardaron mucho y el chico que nos atendió en la mesa, llamado Mustafá, era lo que llamaríamos en Costa Rica, un cerote; pesado en su mirada, no sonreía y caminaba como si fuera el mismísimo faraón; la verdad es que muy diferente a lo cariñosos que pueden ser aquí. 

En algún momento que se acercó le pregunté el nombre y lo leí en su gáfete; esto ocasionó que todo el "control de servicio al cliente" se movilizará.  Vino el jefe de meseros y preguntó si todo estaba bien, recordemos que es un hotel 5 estrellas y que se venden como uno de los mejores del mundo. 

Luis Fer le dijo que habían tardado demasiado, y yo le dije que el chico de la mesa no era agradable; no había sido irrespetuoso, pero no me gustaba. 

En Costa Rica o en general en nuestra parte del mundo, no es importante si alguien gusta o no, sino el servicio que ofrezca, pero aquí es el mundo árabe y las cosas funcionan muy distinto, empezando porque ese lugar era el "hogar" de este chico, y yo era su huésped, y al no sentirme cómodo o bien atendido, él estaba fallando, no sólo en su trabajo, sino también en su cultura. 

El jefe de meseros nos ofreció de cortesía el postre, café, té, frutas frescas y postres; le aceptamos unos pastelitos que fuimos a escoger; y es que no se trataba de regalos, sino de servicio. 

Luego volvió un par de veces para hacer reverencias de disculpa; y también vino el cerote a disculparse. Habíamos ocasionado lo que podríamos llamar un "caso cultural", y como dije antes, no se trataba de la imagen corporativa del hotel, sino de la "ofensa" con el visitante.  Y según me parece, ese chico no le teme al regaño o a las sanciones, sino que hoy se siente mal consigo mismo. 

La verdad es que son muy amables y hacen un buen intento por atender; pero a pesar de que Egipto en otros momentos ha sido de los lugares más turísticos del mundo, les falta un poco de -escuela-; y los que venden en las calles no saben tratar con occidentales y alejan a los posibles compradores, principalmente a gente como nosotros que no nos gusta que nos ofrezcan, y no estamos de acuerdo con el regateo. 

Supongo que aquí es fácil que despidan a gente como el pesadito, pero también debe ser difícil conseguir empleados calificados, y más a este nivel. 

Verdaderamente el hotel es una burbuja "maravillosa" en donde se puede caminar sintiéndose tranquilo por estar detrás de las murallas de la propiedad, asegurada por detectores de armas en forma de arco y sistemas manuales con los del equipo de seguridad; además de los perros antibombas y los guardas que están con otros arcos entre pasillos y jardines. 

¿Y afuera?, afuera simplemente es El Cairo con sus gravísimos problemas sociales y económicos, de suciedad, de infraestructura y de niveles aceptables entre unos y otros. Todo un polvazal (arena) del desierto que corre libremente por las calles, acumulándose en las orillas junto a bolsas de deshechos, por dónde tienen que caminar los transeúntes, luchando por su vida entre autos que no respetan, sin zonas peatonales o semáforos, majando cacas de animales y entre cartones y motos acondicionadas para llevar pasajeros. 

Pero, ¿nunca ir a El Cairo?, jamás. Sigue siendo un destino interesante que da una sensación de seguridad, no huele mal, y además se puede conocer la cultura árabe de forma -light- sin tener que lidiar con los pesados de Dubái o Abu Dhabi, o con la vida tan estricta de Arabia Saudita, Iran, Irak o Qatar. 

¿Volvería?, la única razón por la que no volvería a Egipto es porque tengo mucho mundo por conocer; pero vale la pena venir y vivir lo bello de este país, así como lo feo por cultura general, si es que se está dispuesto a tener contacto con la muy generalizada y amplia pobreza extrema. 

Dicho esto, me voy a dormir. 

Buenas noches mundo, donde quiera que estén. 

Gracias por leerme Chitos, Vinny



DIARIO DE VIAJE
Jueves 06/10/2016
Tour día 4

Ruta: Navegando hacia Luxor
Destino: Luxor, Egipto (África)
Crucero: Amwaj Nile Cruise (5*). Crucero día 1

Ciudad: Luxor 

Hoy nuestro chofer nos llevará al aeropuerto de El Cairo para volar a Aswan, en donde nos esperará otro transporte igual, para llevarnos a Amwaj y hacer un crucero de varios días por el Nilo. No sé si nuestro acompañante volará con nosotros o se despedirá y allá tendremos a otra persona; pero sí sé que siempre contaremos con chofer, carro y acompañante, aunque algunas veces se unirá una tercera persona que será guía local. También nos aseguramos que nuestro acompañante viaje con nosotros en el barco por si llegáramos a necesitar algo extra y para tener seguridad siempre que estemos en el mundo árabe. Por la tarde iremos al templo de Karnak. 

Estando en estas tierras faraónicas, no dejan de venir a mi mente cientos de preguntas de ¿cómo hicieron esto o aquello?, o ¿qué clase de vida habrán tenido o el promedio de vida de los hombres y mujeres de esta civilización?, y aunque mucho está y ha estado disponible en Internet desde hace mucho tiempo, antes no había tenido la necesidad de saberlo. Entonces ahora sí he investigado un poco para dejarlo en estas páginas, principalmente con Wikipedia, y otros recursos de Google.

Las universidades españolas de Granada y Jaén determinaron que los faraones egipcios no vivían con la opulencia que se pensaba y que en realidad sufrían desde malnutrición hasta enfermedades infecciosas que los condenaban a morir antes de los 30 años, y todo esto suena lógico. ¿Qué niveles de higiene y salud pudieron haber tenido en aquellos años?, y ¿cómo podrían haberse salvado de una infección antes del descubrimiento de la penicilina?. Pero jamás imaginé que tres décadas fueran la edad promedio entre ellos. Y con respecto a la desnutrición, seguro tendrían una vida "maravillosa" (nótese el entrecomillado) con una dieta a base de dátiles, dos que tres vegetales y algún bicho raro que cazaran en el Sahara.

Los estudiosos llegaron a estas conclusiones gracias al estudio en unas 200 momias y esqueletos que encontraron. También sugieren que existían grandes transtornos gastrointestinales agudos, debido al consumo de agua contaminada del Nilo, donde seguramente, y ya esto es comentario propio, iban a dar a ese cause los deshechos humanos.

Las pruebas indican que al encontrar cuerpos de niños sin marcas físicas evidencian que la razón de la muerte fue por infecciones agudas.

Diario de viaje: 

5:00 am. La bruma cae sobre las arenas del desierto del Sahara, en las tierras egipcias en el continente africano, en donde algunos llaman el Oriente Medio o el Medio Oriente. Todavía se ven las estrellas titilando en el firmamento, mientras más hojas de plantas y árboles se alegran con este poquito de humedad que les cae, antes de que aparezca Amón Rá (el dios Sol) y empiece a dar "vida" a estas tierras faraónicas, iluminando la infinidad de templos y tumbas que convierten a estas arenas en el principio indiscutible de gran parte de la civilización conocida. 

Una tierra que casi no recibe lluvias, tan solo esta pobre y bendita humedad diaria, tal vez solo en esta época del año; y en el sur del país reciben lluvias cada 40 años, si tienen suerte. Un país que vive y vivió tan solo por el Río Nilo, que ya hemos visto y que muy pronto usaremos para pasar de pueblo en pueblo descubriendo estas tierras de dioses, reyes y obreros que trabajaron como esclavos, pero que las actuales generaciones prefieren decir que lo hacían por amor o para trascender, detrás de su faraón. 

¿Equivocados?, qué se yo. Luego de ver tantas culturas y pensamientos distintos en los cinco continentes habitados de la tierra, sé mucho más que antes, y jamás supe tan poco como ahora. Grandes civilizaciones antiguas que vivieron miles de años, y que no podría juzgar; así qué, como dicen por ahí, "cada loco con su loquera". 

Hoy nos vamos de El Cairo por ahora. Viajaremos un poco por Egipto y regresaremos aquí antes de volar a Estambul en Turquía, en donde esperamos encontrar experiencias maravillosas. 

Nos vamos de El Cairo agradecidos y felices por haber estado aquí, por lo que vimos, lo que conocimos, lo que aprendimos, los nuevos sabores que degustamos y aquellos maravillosos aromas que experimentamos; así como sonidos nuevos que lograron que usáramos nuestros cinco sentidos para guardar todo esto en nuestra memoria. 

Es una ciudad sucia, borrosa, polvorienta o arenada; pero nos vamos felices y si tuviéramos la oportunidad de volver, volveríamos. 

Ya han venido a recoger nuestras maletas a la habitación, sin que nosotros lo solicitáramos; lo cual quiere decir que alguien está trabajando detrás de la organización de nuestro servicio. 

Nos vamos a Luxor en donde tendremos otro guía que luego abordará el barco hacia Aswan con nosotros y nos acompañará en cada parada. Con un chofer nos recogerá en el aeropuerto y más tarde pasearemos un rato, en las siguientes paradas saldremos del barco en carretón jalado con caballo; pero siempre con él. 

Camino al aeropuerto, aquí mismo en El Cairo, ha sido muy fácil porque hoy es un día feriado y casi no hay tránsito. 

Las vistas en ciertas zonas del camino, son como si hubiera caído una bomba; sin embargo la falta de belleza de la ciudad no es relativo a la seguridad; o sea que es mucho más seguro de lo que parece. Probablemente las autoridades han puesto su dinero en las edificaciones religiosas, más que en otras necesidades del pueblo. Todo es color gris o color arena, con ínfima vegetación fuera de las orillas del Nilo. 

La gente parece feliz, aunque un poco con culpa de un dios castigador, y viven con una resignación de "lo que hay es lo que hay", sin derecho a ser más de donde y cómo se nació. Y supongo que en los tiempos faraónicos el pueblo era amaestrado para creer lo que creían, y aunque aseguren que no eran esclavos, es un tema muy solapado. 

Dicen por aquí que los faraones vivían cerca de 100 años, lo que es muy difícil de creer con la medicina de esos tiempos, pero luego de ver jeroglíficos que indican el conocimiento alcanzado, ya no sé qué creer. 

El Cairo sorprende; esperaba una ciudad más moderna siendo de las principales de África y el mundo; pero también esperaba que fuera más insegura, lo que quiere decir que nunca sabemos cómo es algún lugar antes de conocerlo realmente; y que todo lo que he escrito en estos días es solo mi apreciación viéndolo con mis ojos, a alguien podría gustarle menos o más, o tener experiencias diferentes a las mías. Finalmente eso es lo que se puede esperar de lo que he escrito de los cinco continentes, mi punto de vista más algunos datos y detalles históricos. No es un libro de historia o cultura, es mi Diario de Viaje, aunque trataré de seguir siendo descriptivo y minucioso en lo que diga. 

Sigamos. 

Está es una ciudad sin un programa habitacional que funcione, o sea que la gente vive en todo lado; por dónde sea que andemos se ven viviendas. 

Llegamos al aeropuerto en 35 minutos, tuvimos que pasar el arco de seguridad para entrar descalzos y nuestros maletines y maletas pasar por la banda que podría detectar quién sabe qué. 

Llegamos al mostrador de la línea aérea y nuestro responsable se encargó de todo hasta darnos los pases de abordaje; caminamos un poco más hacia la puerta, y nos despedimos de él hasta nuestro regreso a El Cairo dentro de unos días, para pasar una noche antes de volar a Turquía. 

Recién nos despedimos y habiendo caminado unos minutos, nos topamos a un par de chicos locales de un "ver" interesante o medio guapillos. Uno de ellos me detuvo y me preguntó en inglés si podía ayudarme en algo, seguro vio me cara de buscando; Me quedé viéndolo a los ojos, realmente no había entendido su inglés/árabe, fueron segundos de contacto visual, no sé cuánto tiempo pero siento que mucho, hasta que me dijo "smile"; me reí, me enseñó sus blancos dientes dentro de una tez olivo, y continuó su camino. 

Otro momento de esos que soy impactado en Egipto. Me gusta sonreír siempre y tratar de que la gente sonría, y mis "conferencias" o transmisiones por Periscope para el mundo hispanoparlante, son para tratar de lograr la felicidad, para que la gente no sólo camine el camino, sino que extienda la alfombra por la que deben caminar; y aparece un chico joven en El Cairo, Egipto, África; en el Medio Oriente, al otro lado de mi mundo, para decirme: "sonreí". ¡Qué cosas!

Seguimos...

En el baño, como cuando llegamos a El Cairo hace unos días, se acerca un chico para regalarte un papel higiénico mientras estás orinando, ¡Caramba!, solo les falta ayudarte a terminar la tarea por una propina. 

Llamaron para abordar, llaman a todos los vuelos por todo lado, es un escándalo que llega a molestar. Esta vez era el nuestro, hacia Luxor, y cuando hicimos fila nos dijeron que era el avión que iba a "El Sherikn", ¿a dónde hubiéramos ido a dar?

Interesantemente el personal del aeropuerto no era tan amable, tal vez porque no viven por propinas sino por salario; un poco mal encarados y cortantes. 

12:05 md.  Llegamos bien a Luxor. Por supuesto que subimos y bajamos usando gradas y vehículos dentro del aeropuerto. De hecho parece que este aeropuerto no tiene mangas. 

Al entrar al edificio estaba esperándonos el contacto llamado Hussein, quién nos acompañó al barco, nos presentó a nuestro guía, se encargaron del registro a bordo y se fue. 

Aquí en Luxor no se ve basura en las calles, aunque obviamente mantiene su color de desierto. Hay mucha vegetación y un buen intento de tener las carreteras bonitas, al menos del aeropuerto al muelle. 

1:00 pm. Almorzamos en el barco para volver a salir a las 3:00. Nos ofrecieron hacer un paseo en globo; pero la verdad no quisimos.

3:00 pm. ¡Un día muy interesante! Visitamos el Templo de Karnak y el Templo de Luxor de día y de noche; más tarde hicimos un paseo en carreta tirada por un pobre y esquelético caballo que el conductor pretendía forzar con el látigo, pero le dijimos que no lo hiciera. Paseamos por el barrio, ¡de infarto!, dónde vive la gente del pueblo, los que trabajan en tiendas, taxistas, policías y demás personas más o menos de ese mismo  nivel. Ellos dicen que esto no es pobreza, pero no encuentro otra palabra para describirlo. 

Las casas de puertas abiertas y aposentos polvorientos, mostraban unas tres camas y algunos pocos muebles, como mesitas y similares. Al principio era de terror, uno de esos lugares que en TV podrían dar la impresión de que no saldrás vivo y con personas en túnicas colores tierra por todo lado. Algunas zonas con basura e infraestructura que parece que va sucumbir.  

En algunas partes con suerte pasaba el carretón entre chunches que tenían fuera de la vivienda y que usaban para la tertulia; o carros de muy viejo modelo cubiertos de polvo. 

Me daba miedo que los locales se sintieran como en exhibición y se molestaran con nosotros; pero ellos mismos se encargaron de darnos confianza y hacernos sentir seguros. A nuestro paso los niños, jóvenes y adultos nos saludaban, no las mujeres salvo niñas pequeñas; lo hacían como dándonos la bienvenida a su casa y a su mundo. Es pobreza extrema, pero aquí no parece haber peligrosidad, y así fue en todos los pueblos que hemos visitado. 

Llegamos al mercado. Una calle angosta con cientos de tiendas a cada lado en donde podía pasar el carretón jalado por el esqueletico de un caballo. Con ropa guindada del techo que teníamos que mover a ratos para no arrancarla con nuestro "carruaje"; pero la misma historia bonita con la gente de la localidad. 

7:00 pm. Regresamos al barco para cenar a las 7:30 pm. 

Vimos que viene una señora Argentina que vive en Alicante que recién se conoció con un chico de Barcelona, y les pedimos compartir mesa; que por dicha lo hicimos porque son muy agradables. 

Este barco solía llevar más de 150 personas en los tiempos de bonanza turística de Egipto, así como otros 40 barcos, o no sé cuántos, que se encargan de estos tours; pero hoy la mayoría de ellos están "parqueados" permanentemente y en el nuestro vamos 12 pasajeros con 5 guías. 

Estamos viajando nosotros dos con un guía en español, una señora Argentina y un muchacho de Barcelona; ellos se conocieron en el vuelo y les asignaron al mismo guía. También una señora española y un señor mexicano; dos muchachos que son pareja y viven en Israel, uno gringo y el otro argentino; y finalmente una pareja de la India con sus dos niños. 

Esta noche les pedimos a la argentina y al español que compartiéramos la mesa, y así será el resto del viaje. 

Escribí en Facebook que había re-leído los diarios y encontré muchos errores en palabras, tendrán que disculparme porque todo lo he escrito desde el teléfono, a ratos en una esquina, caminando, sentado en una piedra, en un avión, en un super hotel, en el lomo de un sucio camello o en la calle polvorienta; pero de trata de estar al día; sin embargo ya he revisado el material y espero que ya para este momento esté más leíble. 

Buenas noches Chitos.


DIARIO DE VIAJE
Viernes 07/10/2016 parte 1
Tour día 5


Ruta: Navegando hacia Luxor
Destino: Luxor, Egipto (África)
Crucero: Amwaj Nile Cruise (5*). Crucero día 2

Tour: 

Hoy exploraremos algunas de los más increíbles detalles del país; iremos al valle de los Reyes para conocer tres tumbas, incluyendo la del Rey Tut y la de Ramses VI. Luego iremos al Valle de las Reinas para ver el renovado templo mortuorio de la más poderosa y famosa mujer del antiguo Egipto, la Reina Hatshepsut, también el "Colossi of Memnon", que es el templo de Amenhotep III.

Después de esto regresamos al bote para continuar navegando hacia el norte y encontrar la ciudad de Edfu en nuestro camino hacia Luxor. 

Diario de viaje:

Levantados a las 4:00, desayunados a lás 5:30 y salimos a las 6:00 am. 

Nos habían ofrecido el recorrido en globo el día de hoy para ver en amanecer, pero nos resultaba muy temprano porque hubiéramos tenido que levantarnos antes de las 3:00 am, así que no. 

Hoy cruzamos el puente hacia la orilla occidental del Río Nilo. 
Los Colosos de Memnon:

Visitamos el Coloso de Memnon.

Los Colosos de Memnón, situados en la ribera occidental del Nilo, en Luxor, permanecen en posición sedente, con las manos sobre las rodillas, desde hace unos 3.400 años. Estas estatuas de cuarcita, que representan al faraón Amenhotep III, hoy tienen el rostro desfigurado y el cuerpo deteriorado, pero siguen erguidas con una solemnidad fantasmal, como reafirmando la gloria de la dinastía XVIII, la más próspera de la civilización faraónica. Las estatuas gemelas, de unos dieciocho metros de altura, custodiaban la entrada principal del inmenso templo mortuorio de Amenhotep III, que con los siglos se fue desintegrando a sus espaldas. Los Colosos de Memnón han resistido impasibles a un sinfín de adversidades: terremotos devastadores, inundaciones, vandalismo... Y ahí siguen encaradas al Nilo y al sol naciente. En los últimos años se han recuperado cientos de fragmentos correspondientes a otras figuras colosales del templo y han sido reconstruidas de forma asombrosa, devolviendo al templo su antiguo esplendor.
El Valle de las Reinas:

Llegamos siendo los dos únicos turistas. 

El Valle de los Reyes (en árabe, Uadi Biban Al-Muluk (وادي الملوك): Valle de las Puertas de los Reyes) es una necrópolis del antiguo Egipto, en las cercanías de Luxor, donde se encuentran las tumbas de la mayoría de faraones del Imperio Nuevo (dinastías XVIII, XIX y XX), así como de varias reinas, príncipes, nobles e incluso de algunos animales. Popularmente era conocido por los egipcios como Ta-sekhet-ma'at (Gran Campo).

Forma parte del conjunto denominado Antigua Tebas con sus necrópolis, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979. Se encuentra situado en la orilla oeste del Nilo, frente a Tebas (moderna Luxor), en el corazón de la Necrópolis. El valle se compone de dos valles, el Valle Este, donde se encuentran las tumbas enumeradas con la clave KV (King's Valley), y el Valle Oeste o Valle de los monos, con las llamadas WV (West Valley). El Valle de los Reyes está dominado por la colina Tebana conocida como Meretseger, o "La que ama el silencio" y que está rematada por una cima en forma de pirámide natural.

En estos lugares es prohibido tomar fotografías, no solo con flash, sino de cualquier tipo; pero los chavales en túnica que cuidan cada lugar, te permiten hacerlo por una propina, cosa que no queremos; de todos modos logramos algunas a escondidas. 

Hoy puse al guía en "jaque", y lo dejé sin palabras, el dijo: "A está hora hace mucho calor, el sol no es amigo, es enemigo", y le dije: "¡Cómo!, ¿No es que Amon Rá (el dios sol) siempre es bueno?"

Toda esta parte de desierto y los pueblos anteriores son zona de moscas, como las nuestras pero de las pequeñitas; aunque no tantas como en el desierto australiano. 

Templo de Hatshepsut's

Fuimos luego al Templo funerario de Hatshepsut's, también siendo los únicos turistas, aunque luego llegaron algunos más, pero por alguna razón a ellos los pusieron a hacer fila, y a nosotros no. 

Hatshepsut, reina-faraón de la dinastía XVIII de Egipto. Quinta gobernante de dicha dinastía, reinó de ca. 1490–1468 a. C. Gobernó con el nombre de Maatkara Hatshepsut, y llegó a ser la mujer que más tiempo estuvo en el trono de las "Dos Tierras".

El nombre de Hatshepsut con el que se la reconoce hoy en día en principio era un título con el significado de "La primera de las nobles damas" o "la principal dama de la nobleza'', que también se presentaba en su forma completa de Hatshepsut Jenemetamón, esto es, "La primera de las nobles damas, unida a Amón".

Se ignora el momento exacto del nacimiento de Hatshepsut, aunque es de suponer que sucediese en la por entonces capital del estado, Tebas, a finales del reinado de Amenhotep I. Ante la falta de descendencia del faraón, el sucesor designado era el padre de Hatshepsut, el futuro Tutmosis I (Tutmose I), quien para poder legitimar su inminente acceso al trono se había tenido que casar con la princesa Ahmose.

Este matrimonio trajo al mundo, aparte de a Hatshepsut, al menos a otros tres niños, de nombres Amenmose, Uadymose y Neferubity. Desgraciadamente, y debido a la alta tasa de mortalidad infantil, sólo Hatshepsut y su hermana mayor, Neferubity (y ésta sólo por un corto espacio de tiempo) llegarían a edad adulta.

Además de sus hermanos, Hatshepsut tuvo, aparentemente, medio hermanos de parte de su padre con esposas secundarias y concubinas. Del único del que nos ha llegado constancia es de quien fuera su esposo, Tutmosis II, hijo de Tutmosis I y de una esposa secundaria, de nombre Mutnefert.

Cuando se vio lo suficientemente fuerte, la hasta entonces gran esposa real y esposa del dios, Hatshepsut, en presencia del faraón Tutmosis III, se autoproclamó también faraón de las Dos Tierras y primogénita de Amón, con el beneplácito de los sacerdotes, encabezados por Hapuseneb. El golpe de efecto fue magistral, y el inexperto Tutmosis III no pudo hacer otra cosa más que admitir la superioridad de su tía y madrastra. Hatshepsut se había convertido en la tercera reina-faraón conocida en la historia egipcia.

Hatshepsut asumió todos los atributos masculinos de su cargo excepto el título de "Toro poderoso" haciéndose representar a partir de entonces como un hombre y tocándose de barba postiza. Estableció una insólita corregencia con su sobrino, aunque hubo un clarísimo predominio de la primera sobre el segundo, hasta tal extremo de colocarlo en un segundo plano impropio del papel futuro que tendría Tutmosis III en la historia. Tal era el carisma y la personalidad de esta mujer.

El chofer nos dejó en el parqueo y un carrito como de vagones nos llevó a la orilla del monumento para recorrerlo caminando, bajo un intenso sol. 

Con este guía, como con la señora de El Cairo, hablamos acerca de la maldición del Rey Tut o Tutankamon. Ambos aseguran que no había una maldición como tal, pero cuando cerraron la tumba metieron la momia, carne y frutas; quemaron incienso y prendieron fuego. Una vez que se cerró, el fuego eliminó todo el oxígeno de la cámara. Cuando los descubridores abrieron la puerta, quedaron de frente a ese cambio y al gas que de ahí salió, y algunos murieron incluso en pocos días. 

Le conté al guía una anécdota de cuando fuimos a la Isla del Coco, que el guía en esa oportunidad nos decía: "¿escuchan ese pájaro?, es este" y nos señalaba un libro de fotos de pájaros; pero nunca los vimos ni escuchamos el canto. A este chico le hizo mucha gracia, y más adelante en el día trataba de recordarlo para volver a reír; ponía su mano izquierda como si tuviera un libro, y la señalaba con el dedo índice de la derecha, mientras decía: "Bini un bájaro". 

Valle de los Reyes

El Valle de los Reyes es la necrópolis de Egipto donde se encuentran inhumados muchos de los faraones del Imperio Nuevo, a día de hoy se han descubierto más de 60 tumbas talladas en las rocas.

En la antigüedad, el valle se denominó "Ta Iset Maat", lo que significa "lugar de la verdad". El primer faraón que fue enterrado en el Valle de los Reyes fue el rey Tutmosis I, faraón de la XVIII dinastía.

En las tumbas el guía se queda afuera y los turistas entran solos, para evitar las explicaciones abajo o adentro, y todos puedan disfrutar sin bulla. Un cuidador del lugar está en la puerta de entrada pidiendo los tiquetes y adentro otro que cuida que no tomen fotos o dañen lo que hay; si la tumba es muy grande tienen otros vigilantes en el camino. 

Entramos en la del Rey Tut, y cuando estábamos tratando de saborear el momento y el lugar, el guarda no nos dejaba en paz diciendo: "vean esto y vean aquello" en lo que según él es español o inglés. Nos sentimos incómodos y salimos pronto; y cuando íbamos para afuera nos pidió, insistentemente una propina, probablemente por "su servicio de guía turístico". 

Una vez que encontramos a nuestro guía nos preguntó por qué salimos tan rápido y le explicamos que nos sentimos acosados. Se fue a buscar a alguien con autoridad y lo reportó. Nos ofrecieron que volviéramos a entrar nosotros dos solos, sin nadie más; pero no quisimos volver a bajar, a pesar de que es uno de mis faraones preferidos, y no por lo que hizo en vida, porque casi no fue nada al morir tan joven, sino porque su historia es la que más conocía. El Segundo preferido es Ramses II o Ramsés Meriamón que es el tercer faraón de la Dinastía XIX de Egipto, que gobernó unos 66 años, desde 1279 a. C. hasta 1213 a. C. Ramsés II es uno de los faraones más célebres, debido a la gran cantidad de vestigios que perduran de su activo reinado. Se cree que Ramsés II es el faraón mencionado en la historia bíblica de Moisés.

De ahí en adelante enviaban a decir a los guardianes de las otras tumbas a las que entraríamos, que teníamos paso libre, que nadie nos molestara, y fue delicioso. Llegábamos a una puerta y le informaban al guarda quienes éramos; este corría a decirle al guardia de adentro. En algunas que era muy profundas tenían a alguien a la mitad o a cada distancia determinada, entonces uno le decía al que sigue, y este se iba a decirle al otro. Nos sentimos como Príncipes. 

Y es que aquí, aunque se paga la entrada hasta quien cuida el baño quiere propina tan solo por estar sentado en una silla en la puerta, aunque no te de papelitos de baño. 

Tutankamón

Tutankamón, llamado en vida Neb-jeperu-Ra Tut-anj-Amón, fue un faraón perteneciente a la dinastía XVIII de Egipto, que reinó de 1336/5 a 1327/5 a. C, que reinó nueve años.

Tutankamón no fue un faraón notable ni conocido en épocas antiguas; el tamaño relativamente pequeño de su tumba fue la razón de que no fuera descubierta hasta el siglo XX. Howard Carter la encontró intacta en 1922. Su descubrimiento y los tesoros encontrados en ella tuvieron cobertura mundial en la prensa y renovaron el interés del público por el Antiguo Egipto, convirtiéndose la máscara funeraria del faraón en la imagen más popular. El hallazgo de su tumba, casi intacta, fue un aporte fundamental para la comprensión de la historia y cultura egipcia. Posibilitó sacar a la luz una cantidad apreciable de joyas, muebles, armas y variados utensilios; permitiendo esto ampliar el conocimiento de la civilización egipcia.

Son varias las máscaras que se conocen del Rey Tut, y la razón es que utilizaba cuatro de ellas en el momento de la sepultura y por lo tanto en el momento en que fue encontrado. 




Ramses V

Fuimos a la tumba de Ramses V, que fue la más impresionante de todas, con un largo camino desde afuera hasta el centro de la tierra, toda decorada hermosamente por los antiguos egipcios.

Ramsés V era nieto de Ramsés III, hijo de Ramsés IV y sobrino de Ramsés VI, que le sucederá.

Su reinado se caracterizó por el continuo aumento del poder de los sumos sacerdotes de Amón que controlaban gran parte de las tierras del país y las finanzas del Estado a expensas del faraón.

Cuando muere Ramsés V, de una enfermedad infecciosa (viruela), se inició la construcción de su tumba en el Valle de los Reyes, pero sería su tío, Ramsés VI, que le sucederá, quien la terminará en época de desórdenes, usurpádola. Es posible que fuese destronado por su tío.

Se ha sugerido que comenzó otra tumba en la zona de Biban el-Moluk, pero quedó inacabada.

Encontraron su momia en el escondrijo real y ahora se custodia en el Museo Egipcio de El Cairo. El examen de su momia indicaba que falleció, con unos 35 años de edad, de viruela.

Ramses V y Ramses VI compartieron la misma tumba.

Nebmaatra-Meriamón Ramsés-Amonhirjopshef-Necherheqaiunu o Ramsés VI fue el quinto gobernante de la dinastía XX de Egipto y reinó desde el 1143 hasta el 1136 a. C.

Ramsés VI tomó el trono en una época en que la monarquía era débil política y económicamente, siendo faraón casi solamente de nombre.

Usurpó el trono de su sobrino, Ramsés V, también los cartuchos de reyes anteriores y mandó grabar su nombre en la lista de reyes en Medinet Habu para legitimar su reinado y realzar su autoridad.

Menenptah

Fuimos a la tumba de Menenptah

Baenra Meryamón - Merenptah, o Merneptah fue el cuarto faraón de la dinastía XIX de Egipto. Su reinado, de unos diez años, transcurre entre el c. 1213 y el 1203 a. C. Su nombre de nacimiento significa "Querido por Ptah, la alegría es la verdad", mientras que su nombre de faraón significa "El alma de Ra, querido por los dioses". 

En esta tumba la tapa del sarcófago pesa 17 toneladas. 

Ramses IV

Heqamaatra-Setepenamón Ramsés-Heqamaatra-Meriamón, o Ramsés IV,[1] fue el tercer faraón de la dinastía XX del Imperio Nuevo de Egipto. Gobernó desde el 1153 hasta el 1147 a. C.[2]

Su nombre de trono, Heqamaatra, significa ‘gobernante de justicia como Ra’.

Era el quinto hijo de Ramsés III, pero accedió al trono cuando tenía unos cuarenta años, ya que sus cuatro hermanos mayores habían muerto previamente. Su esposa principal fue la reina Tentopet.


Continuará...


DIARIO DE VIAJE
Viernes 07/10/2016 parte 2
Tour día 5


Ruta: Navegando hacia Luxor
Destino: Luxor, Egipto (África)
Crucero: Amwaj Nile Cruise (5*). Crucero día 2

Diario de viaje: 

Hola de nuevo, seguimos en el barco navegando por el Río Nilo desde Luxor hasta Aswan. 

Estando en "El Valle de los Reyes", del barco llamaron a nuestro guía para decirle que tenía un problema de agua en nuestro piso y que necesitaban pasarnos al que sigue. Estuvimos de acuerdo pero que no tocaran nada hasta que regresáramos; eso les extraño, tal vez no conocen la desconfianza occidental; pero finalmente al llegar al barco ya todo estaba resuelto y no hubo necesidad. 

Usualmente la gente entra a dos o a tres templos funerarios, incluso pudimos constatarlo cuando regresamos al barco e intercambiamos comentarios con otros pasajeros, sin embargo nosotros entramos a las cinco que se permite. 

De ahí nos fuimos a un pueblo de alfareros en donde nos hicieron una demostración de cómo trabajan las diferentes piedras, y aunque digan que no es obligación comprar, tratan de "meterte" toda su mercadería por los ojos. Me compré una pirámide de Ónix y cada uno un obelisco de basalto, que representa a Amón Rá o dios Sol; al final nos regalaron dos escarabajos para la suerte, fabricados en piedra celica. 

En el recorrido de un punto a otro pudimos ver cómo las mamás llevan a sus bebés en brazos mientras viajan como acompañantes en el asiento delantero, e incluso niños de unos 3 años de pie adelante. 

Se ven muchas casas sin terminar; como dije antes que parece que hubiera caído una bomba. Dice el guía que cuando un hombre se casa construye su hogar y se prepara para darle un piso a cada uno de sus hijos, en los pisos de arriba, porque viven mucho las relaciones familiares. 

Si la esposa del hijo tiene problemas con la suegra, o con las esposas de otros, entonces el hijo se va a hacer lo mismo en otro lado. Siempre los problemas, dice él, son causados por las mujeres. El piso que el hijo deja quedará desocupado; no se puede vender, prestar o alquilar. 

En este modo de vida familiar incluye mantener a las mujeres de la familia y a los hermanos menores; por supuesto también a la mamá; y a los pobres se les debe ayudar con el 2.5%, aunque no sé si es de lo que se reciba o de las ganancias; pero igual no me quita el sueño no saberlo. 

3:50 pm. Luego de dormimos una siesta nos fuimos a la terraza del barco por un café, mientras navegamos río arriba en el Nilo, de Luxor a Aswan; hacia el sur; alejándonos de El Cairo y acercándolos a Sudán en África. 

Cuando íbamos navegando unos chicos vendedores en una balsa tiraron una cuerda y se agarraron del barco para ofrecer sus productos. Gritaban: "hello... hello... amigo... hello... hello", al principio no eran tan escandalosos, sino a partir de que me asomará por la baranda del piso 5; insistieron tanto que varios pasajeros tuvieron que abandonar su siesta; y parece que el barco consiente este tipo de vendedores. 

Los guardas de monumentos y los insistentes y majaderos vendedores ambulantes cuando reconocen nuestro idioma dicen: "hola hola Coca Cola"; y el guía muchas veces, en tono jocoso: "ok McKay". 

6:02 pm. Pasamos las esclusas en el Nilo. 

7:30 pm. Cena en el restaurante del barco, sentados con Javi y Leah, que por cierto cumplía años y no nos había dicho, pero luego del postre los empleados del restaurante le trajeron un queque y le cantaron cumpleaños ayudados de instrumentos musicales casi de juguete. 

Después nos fuimos a la terraza y continuamos conversando con Javi y Leah. Luis Fer trató de ayudarlo a encontrar su camino y el propósito en la vida, que es como Dios se manifiesta en uno; su esencia, que es la chispa divina de Dios que hay en nosotros, y mientras le hacía algunas preguntas y dejaba otras "de tarea", yo pensaba en mi propósito en la vida, mi esencia , la chispa en mi y la forma que Dios toma en mi vida, obteniendo respuestas interesantes que voy a "rumiar" en estos días. 

Otra vez estaba teniendo un momento maravilloso en Egipto. Mucho de lo que soy o como vivo se está viendo cuestionado o reforzado conforme camino por estas antiguas tierras, que no sólo fueron la casa de los faraones, sino también sirvieron de resguardo a la Sagrada Familia cuando escapaban de Israel para salvar al hijo de Dios. 

Esta noche saludé a la pareja de chicos que andan de pasajeros, y pronto los uniré al grupo, así como también lo haré con el mexicano y la española. 

Chitos, terminamos por hoy



DIARIO DE VIAJE
Sábado 08/10/2016
Tour día 6


Ruta: Egyptair: El Cairo, Egipto (África) - Luxor, Egipto (África)
Destino: Luxor, Egipto (África)
Crucero: Amwaj Nile Cruise (5*). Crucero día 3

Tour: 

Seguimos disfrutando del crucero. Veremos el Temple of Horus, el "Falcon God", considerado el mejor conservado templo de Egipto, construido entre el 237 al 57 antes de Cristo.

Por la tarde visitaremos el único templo dedicado a dos dioses: "Sobek", el dios cocodrilo y "Haroeris", el dios halcón. También veremos "Kom Ombo Temple" del año 180 aC, construido en los tiempos romanos. 

Diario de viaje: 

Recibiendo el amanecer en Edfu, en la provincia de Aswan en Egipto. Desde la terraza del barco se escuchan las mezquitas haciendo el llamado de la oración. 

Recuerdo que me asusté un poco la primera vez que estuche esté "lamento", estando en los Emiratos Árabes Unidos, pero hoy en día me gusta oirlo, y después de la oración en la mezquita de El Cairo, hasta me hace sentir que son voces angelicales cuyo contenido no lo entiendo, pero va hacia Dios o Alá. 

Edfu (en árabe, إدفو) es una ciudad egipcia situada en la ribera occidental del río Nilo, en un amplio valle, lugar óptimo para el asentamiento humano por quedar a salvo de las anuales inundaciones del Nilo. Tiene cerca de 50.000 habitantes. Está situada unos 90 km al sur de Luxor.

Desayuno: Ayer pedimos en el barco que nos juntaran cuatro mesas para sentarnos cuatro, pero que no a lo largo, sino haciendo un cuadrado para estar de dos en dos, pero no entendieron; entonces tuvimos que moverlas nosotros. 

Salimos al pueblo montados en carruaje tirado por caballo, pero entre el barco y nuestro transporte estaban decenas de vendedores de artesanías, pulseritas y un tilichero que no es de buena calidad, incluso algunas de esas cosas las hemos visto en Australia, o sea que deben ser hechas en China. 

Tal vez por cultura o por necesidad, pero los vendedores de aquí son más insistentes, uno hasta se para frente a mí con una camiseta abierta, tuve que bordearlo para seguir. Otros se vienen detrás ofreciendo cosas y probando varios idiomas para averiguar cuál entiendo, y lo logran rápidamente. 

Otros te dicen "¿later... later...?" (¿después... después?), si les digo que después al regreso exigen que cumpla la palabra. La ventaja es que no se siente inseguridad, es solo su forma de vender, no nos da miedo ni sentimos que nos vayan a robar. 

Las leyes del Islam son muy estrictas con respecto a hacer el mal y la inmensa mayoría son personas de amor y de honor, incluso siento que mucho más comprometidos con sus reglas que los cristianos con las suyas. 

Supongo que alguien pensará luego de lo que dije: "¡Diay!, los terroristas son del Islam", y eso es verdad; así como también es cierto que los mayores crímenes por pederastas importantes han sido en la cúpula de la religión Católica, y en América la inmensa mayoría de ladrones, asesinos y criminales en general son básicamente cristianos. Lo que quiero decir es que ninguna religión de las antes mencionadas le pide a sus seguidores hacer el mal; el mal está en el corazón del hombre, o más bien de algunos hombres. 

Llegamos al carruaje, nuestro guía caminando unos tres metros adelante mientras nosotros "surfeábamos" el "mosquero" humano. Nos sentamos y le dije: "Ahmed, no camine tan adelante, esté a nuestro lado con los vendedores".  Aunque la verdad no puede hacer mucho al respecto, porque cuando lo intentó con unos de ellos, lo insultaron diciéndole algo así como "vende patrias". En todo caso lo importante es que no es peligroso, aunque sea incómodo. 

Viendo este tipo de vendedores locales, no puedo dejar de suponer que probablemente sean así en todo el mundo árabe y sus alrededores; y como quiero ser un poco -romántico- en lo que estoy escribiendo, voy a decir que si así eran en Israel hace 2000 años, bien hizo Chus al sacarlos a patadas del templo. 

Templo de Edfu

Llegamos al Templo de Edfu, una construcción Greco Romano o sea después de la llegada de Alejandro Magno, en la orilla occidental del Río Nilo, con un diseño bastante simétrico y poco usual en estos templos. 

El Templo de Edfu es un templo de Antiguo Egipto ubicado en la ribera occidental del Nilo en la ciudad de Edfu que durante el periodo grecorromano fue conocida como Apolinópolis Magna, dedicada al dios de los dioses, Horus-Apolo. Es el templo segundo más grande en Egipto después de Karnak y uno de los mejor conservados. El templo, dedicado al dios halcón Horus, fue construido durante el periodo helenístico entre 237 y 57 a. C. Las inscripciones en sus paredes proporcionan información importante sobre el lenguaje, la mitología y la religión durante el mundo grecorromano en Antiguo Egipto.

Luego del Templo de Edfu regresamos al barco. Por supuesto que cuando llegamos aparecieron todos aquellos que ofrecen sus productos. Sin esperar a nadie caminé rápido hasta pasar el portón del muelle que los detiene, ya sé lo que sienten los famosos con los paparazzi. Al salir del barco hasta nos habían tomado fotos subidos en el carretón; las imprimieron y me las mostrarían, pero no les di tiempo para hacerlo. 

Con mi sombrero de "ala ancha", sostenido con una mano, escapé de los fotógrafos al mejor estilo de Diana de Gales subiéndose al bote de Doddy Alfaget, pero tengo que reconocer que la historia de ella tiene más romanticismo; yo solo soy un Príncipe sin corona. 

Entramos al barco por el nivel 2 y nos topamos al vendedor de la tienda, en este momento es de las personas que menos queremos ver, nos dio los buenos días y subió un nivel para atender su negocio. A los pocos minutos subimos hacia nuestro camarote y estaba en la tienda, nos saluda a lo lejos invitándonos a la tienda. Llegamos al cuarto y el mae que limpia: hello... hello..., nos metemos a dejar cosas, salimos 3 minutos después y todavía -cosito limpiador- andaba cerca: hello... hello...; pasamos cerca de la tienda para ir a la terraza y qué creen?, si, el majadero dependiente nos saluda de nuevo a lo lejos. 

Cuesta explicar en pocas palabras  escritas lo incómodo del tema; pero estábamos cansados del acoso de los vendedores, incluyendo al de la tienda del barco. Le comentamos nuestra incomodidad al guía, y según nos enteramos después le llamó la atención, dejó de saludarnos del todo. 

Recuerdo que cuando yo era niño había bidet en el baño de mi abuelita, por supuesto de curioso cuando entraba ahí trataba de ver cómo funcionaba, y nunca pude controlarlo y salía mojado, luego mis papás hicieron la casa nueva y pusieron en el baño de mi mamá; pero yo estaba tal vez temeroso y nunca lo toqué. Cuando tenía pasados los 30 años usé el baño de abuelita creyendo que ya tenía más control y conocimiento, pero que creen, me bañé igual, misión no cumplida. 

Hoy quise jugar con el del baño del barco, y ¡zaz!, sigo sin lograrlo y aunque no me mojé porque tiene tapa, tuve que secar el piso. 

En Europa la mayoría de los hoteles tienen porque los europeos no siempre se bañan, pero si se lavan sus partecitas. Aquí en esta parte de Europa y en Egipto, los inodoros tienen el chorro incluido, seguramente los musulmanes se lavan sus partes cuando lo usan, y recuerdo que en Dubai tenían una manguera en la pared, y por supuesto todo el piso de cada apartado dentro del baño, estaba mojado; sin embargo no sé si allá era por los árabes o por los nativos de la India. 

Poco sutil el cambio de tema, pero hablemos del almuerzo. Comimos con todos los hispanoparlantes; el chico gringo que habla español y está asignado a la embajada de USA en Israel, y su pareja un arquitecto argentino que también está vinculado a la misma oficina; Javi, el español de Barcelona, programador de profesión, Leah la argentina que vive en España; la española y su pareja de México, un hombre que se dedica a algo de medicina alternativa con imanes o algo así, y nos ofreció una sesión gratis que no llegamos a usar. 

Luego hicimos una siesta pequeña y fuimos a la terraza en el último piso del barco, por un cafecillo con galletas. 

3:30 pm. En el puente para desembarque ya estaba instalado un miembro de la policia turística fuertemente armado. 

Kom Ombo y Templo de Kom Ombo

Kom Ombo es una villa agrícola de Egipto de unos 60.000 habitantes, situada en la ribera oriental del río Nilo, cuarenta kilómetros al norte de Asuán y 165 kilómetros al sur de Luxor. Existe una numerosa población nubia procedente del sur, desplazada por la construcción del lago Nasser. El emplazamiento es conocido en la actualidad por su singular templo de época ptolemaica.

Nos bajaremos en Kom Ombo (Colina de oro), bodega donde almacenaban el oro los antiguos egipcios en los tiempos de Alejandro Magno, en el 332 aC, este templo es posterior, data del Año 181 aC, y se tardó 400 años en terminarlo; y nosotros nos quejamos de lo que tardan en completar las obras en Costa Rica.

El Templo de Kom Ombo es un inusual templo doble construido durante el reinado de la Dinastía Ptolemaica, en la ciudad egipcia de Kom Ombo. En el período de dominación romana se realizaron algunas ampliaciones. La construcción es única debido a su diseño doble, lo que significa que había accesos, patios, salas, capillas y santuarios duplicados para dos dioses: Sobek y Haroeris.

Compramos unos magnetos y regresamos al barco para que nuestro guía nos llevara a conocer a los capitanes que conducen y la sala de mando. 

Subimos luego para presenciar el maravilloso atardecer desde la cubierta del barco, navegando por el Río Nilo. Un espectáculo que ha sido presenciado no sólo por las actuales generaciones, sino por egipcios de hace miles de años, Faraones, Moisés, Mahoma, y por supuesto la Sagrada Familia a su paso por estas tierras, cuando vivieron aquí para salvaguardar la vida de aquel que guiaría a la humanidad. 

7:30 pm. Se decía que la cena de hoy era como de disfraces con ropas de la zona, y que el barco monta un gran evento; pero seguramente lo hacen cuando llevan muchos pasajeros, porque no le dieron mucha importancia. 

Nosotros llegamos con los pañuelos turbantes comprados en El Cairo, la señora española ya ha hecho el crucero varias veces y estaba preparada con un vestido que trajo de su casa, nadie más participó. 

Para esta noche acordamos con nuestro guía que nos contratara un carruaje para dar una vuelta por Aswan de noche, y así lo hizo. 

Cuando estábamos en San José jamás nos hubiéramos imaginado abandonar la seguridad del barco para recorrer las calles de un "pueblito" egipcio; pero este país nos da seguridad por su gente.  Por supuesto que de haber un atentado no sería cosa de locales, y supongo que es poco probable que una cosa de estas suceda aquí. 

Nos llevaron por unos monumentos y luego se desvió por calles secundarias, luego por calles de barrio, empolvadas y sucias; de casas muy pequeñas, carros botados o abandonados y perros durmiendo en la calle. Una parte de casi miseria absoluta, y según nuestra forma de ver el mundo parecía ser el lugar más peligroso conocido.  Incluso podría decir que se ve peor que barrios del Perú o que las favelas de Brasil; pero nos sentíamos seguros, incluso con billeteras y cámaras. 

Finalmente salimos a una calle de comercio local o de sus habitantes, ya donde no se ve la policía turística ni el ejército, y más adelante paramos en una tienda de especias. 

El dueño nos hizo una demostración de sus productos para cocinar, aroma terapia y otros, y algunas cosas compramos. Mientras tanto y siguiendo la hospitalidad egipcia nos ofrecieron un jugo, cacahuates y dátiles. El regreso fue rápido, y llegamos sanos y salvos, a pesar de que la mayoría de carros andan con las luces apagadas, y no imagino cuantos conductores no tendrán licencia. 

Llegamos al barco y listos para dormir. 

Buenas noches Chitos





DIARIO DE VIAJE
Domingo 09/10/2016 parte 1
Tour día 7


Ruta: Egyptair: Aswan, Egipto (África) - El Cairo, Egipto (África)
Destino: El Cairo, Egipto (África)
Hotel: Kempinaky Nile Hotel (5*)

Tour: 

Hoy, con nuestro chofer iremos a "Aswan High Dam", famosa represa de Aswan. Veremos el "Temple of Philae", pararemos en el "Unfinished Obelisk" en donde tendremos una demostración de los métodos usados en la antigüedad para crear este impresionante monumento. Haremos un viaje en "feluca" que es un tipo de bote de vela, en las aguas del Nilo.

Por la tarde tomaremos un vuelo hasta El Cairo, y nos hospedaremos en el Kempinsky Nile Hotel. Se dice que este hotel es lo último en atención a los detalles de los huéspedes, con cinco estrellas de lujo; con glamour europeo y el encanto egipcio; aquí es donde las cosas sencillas se hacen bellezas, dando una impresión de lujo personalizado. Situado a la cabeza de El Cairo, tiene maravillosas vistas al estar a las orillas del Nilo con balcones privados en suites como la nuestra.  

Diario de viaje:

5:30 am. Despiertos
6:30 am. Desayuno
7:50 am. Nos vamos para la calle

Dejamos el barco pero quedaron las maletas a resguardo; daremos un tour y regresaremos por ellas para ir al aeropuerto. 

Obelisco inacabado de Aswan

8:00 am. Llegamos al Museo del Obelisco sin Terminar. Querían hacer una obra que nadie más hubiera hecho. Tenían el obelisco acostado en el suelo de la cantera para trabajarlo antes de transportarlo; pero en una de esas se partió y ahí quedó. No puedo ni imaginar la clase de -cagada- que se llevó el pobre esclavo que lo quebró, ¡ups!, perdón, no era un esclavo, era un trabajador; recordemos que los egipcios actuales dicen que no habían esclavos, eran trabajadores que lo hacían con amor para irse al más allá por haber ayudado a su emperador o Rey o Faraón. ¡Ay Dios, se han hecho tantas cosas en tu nombre!; las religiones son maravillosas para controlar al pueblo. 

El obelisco inacabado de Asuán se encuentra en las canteras del norte de la ciudad (de la ciudad de Asuán salía buena parte de la piedra con la que se hacían los monumentos egipcios).

Es un objeto en el que se estaba trabajando y que posiblemente iba a ser la pareja del Obelisco laterano de Karnak (hoy en Roma), que se resquebrajó y se tuvo que dejar sin concluir. Si no hubiera sido así hubiera sido la pieza de piedra trabajada más grande del mundo.

Le pregunté al guía: ¿Cómo pensaban transportar una pieza de 30 metros y 1000 toneladas?, y su respuesta fue que antes por aquí pasaba un afluente del Río Nilo y que se lo llevarían en una crecida de agua; no lo cuestioné más, pero la respuesta no me parece suficiente. 

Cuando estábamos visitando el monumento el guía nos decía que camináramos despacio, me parecía majadería, como si anduviera cuidando viejitos, pero después me explicó que el piso era de granito y estaba lleno de arena. Y se convierte en muy resbaloso. Pensé que aunque fuera elegante no quería morir en Egipto, con la cabeza partida en una grada de granito; caminé como viejito. 

Templo de Philae

Tomamos un bote privado pequeño manejado por un nubio y nos fuimos por el Nilo hasta la isla en donde está el Templo de Philae.

File o Filé (Philae, Filae) era el nombre de una isla situada en el río Nilo, a once kilómetros al sur de Asuán, en Egipto. Fue célebre por los templos erigidos durante los periodos ptolemaico y romano dedicados al culto a la diosa Isis que se propagó por todo el Mediterráneo, manteniéndose su veneración en el templo de File hasta que fue prohibido en tiempos de Justiniano I, el año 535 d. C.

La isla de File quedó sumergida en el siglo XX bajo las aguas embalsadas por la presa de Asuán, aunque bajo patrocinio de la Unesco los templos fueron desmontados, trasladados y reconstruidos en el cercano islote de Agilkia.

Hablando del nubio que manejaba el bote, vale la pena comentar que Nubia es la región situada en el sur de Egipto y el norte de Sudán. Su población se asienta a lo largo del valle del Nilo, entre la primera y la sexta catarata del Nilo. En la antigüedad fue un reino independiente

El Templo maravilloso, como casi todos; y el nubio no era un hombre formidable porque estaba asoleado y era un trabajador de muelle; pero de una piel un poco más oscura que los egipcios; facciones finas y sangre de la raza negra indiscutiblemente. 

Represa de Aswan

9:20 am. Vamos rumbo a la Represa de Aswan que provee electricidad para todo Egipto, además de producir tanta que le venden a Jordania, Palestina, Arabia Saudita y a Líbano; a Israel solo le venden gas. 

El Nilo se desbordaba anualmente, cuando las aguas procedentes de Uganda y Sudán fluían hacia el bajo Nilo en verano. Desde la antigüedad, estas crecidas fueron las que convirtieron las tierras próximas al río en una fértil vega, ideal para la agricultura, al dejar un sedimento de nutrientes y minerales en el suelo, el limo. Sin embargo, la impredecible alternancia del nivel de las crecidas conllevaba la pérdida de cosechas enteras por anegamiento o sequía y la consiguiente hambruna en la población, por lo que se consideró necesaria la construcción de una presa que regulara el nivel de las inundaciones para proteger las tierras de labor y los campos de algodón.

La represa de Asuán es una megaconstrucción, diseñada en 1956, y construida entre los años 1959 y 1970 entre los gobiernos egipcio y soviético. La ciudad de Asuán es la que le da el nombre al embalse, y la misma se halla enclavada en la margen derecha del Nilo, junto a la primera catarata. Abrió las puertas de Egipto al mundo porque pueden controlar las crecidas que inundaban las ciudades y tener la oportunidad de sembrar más. Ciertamente esta represa es el alma del país  y si Egipto entrará en guerra este es el punto a defender con más esmero. 

Está protegida incluyendo su espacio aéreo, así como el retén policial que hay que pasar, en el que para entrar se debe zigzaguear cien metros entre bardas de seguridad. Si un avión vuela sobre la represa, será derribado inmediatamente. 

Del grupo de amigos del barco, nos topamos a la española y al mexicano en la represa, y esa será seguramente la última vez que los veamos en la vida porque no intercambiamos teléfonos, correos o perfiles de Facebook, a diferencia de la pareja de chicos que viven en Israel que hasta nos invitaron a ir a su casa en Tel Aviv, ya veremos. Tanto con ellos como con Javi de Barcelona y Leah, quedamos conectados en Facebook. 

Estos últimos cuatro se fueron a conocer Abu Simbel nosotros no porque no se puede hacer todo en un  mismo viaje, y vamos a El Cairo para mañana volar a Estambul; además es un viaje peligroso. 

Salieron del hotel/barco a eso de las 3:00 am porque una hora después se encontrarían con otros autos que van al mismo destino viajando como 3 horas, y juntos formarían un convoy que será escoltado al frente y atrás por el ejército egipcio; al parecer es una zona de riesgo. 

Hoy supe que dentro de la Gran Pirámide la carne no se descompone, igual que las manzanas. Y sus bloques de piedra alcanzan para hacer un muro alrededor de Francia, de 1.5 metros de altura. 

Por supuesto la represa tenía toda la seguridad que requiere, pero no estamos hablando de la policia turística, sino el ejército. Retenes, arco de inspección y banda para maletines; aunque no es muy distinto a como protegen otros lugares, siendo este tan importante. 

Hace un rato pensé, estando de turista, que yo podría vivir en Egipto con buenas condiciones y por supuesto con carro y chofer; pero la verdad no sé en qué me basé para decir eso. Ciertamente, de ser posible, este es un país de visitar una vez en la vida; pero creo que yo no volvería más. 

Felucca por el Nilo en Aswan

10:00 am vamos en la Feluka (bote de vela). Mientras navegamos zigzagueante por ir contra viento, dos niños en una tabla de surf, se acercan a nuestro bote, se agarran y cantan canciones en varios idiomas, tan solo por una propina, misma que no dimos. Tal vez nuestro guía pensará que somos pinches (avaros), pero de verdad que ya estamos cansados de tanta pedidera y majadería. El otro día, creo que ya les conté, navegando en el Río a velocidad crucero, unos muchachos se guindan del barco para vender sus productos. 

Incluso en el velero, íbamos nosotros dos con nuestro guía y los dos muchachos que lo operan. En el camino uno de ellos puso una tela en el piso y sacó adornos de madera, pulserillas y collarcillos, todo de una calidad ínfima. 

Hoy nos enteramos cómo funciona el tema de las propinas aquí, que por cierto hay que darle a los guías, los choferes, los maleteros, los ayudantes, los que hacen la habitación y otros; y todos ponen una carita de "deme". Resulta que nosotros contratamos el tour en Estados Unidos, ellos se ponen de acuerdo con las agencias operadoras en cada una de las ciudades que estaremos, y los contratan. La agencia llama al dueño del bote, por ejemplo, y le dice que tiene un cliente para un paseo en determinada fecha, y les paga. El dueño del bote le dice a unos locales que les presta el bote, que nos atiendan y que se dejen las propinas. No les cobra por el uso del velero, ni les paga. Igual que con el guía, la empresa operadora le cobra a la agencia de USA, le dice al guía que nos atienda y se deje las propinas, ellos no le pagan.

La verdad es que este sistema de propinas no nos gusta, y trataremos de contratar empresas, como lo hemos hecho otras veces y con crucero, que incluyan las propinas. Podría no ser más barato, pero al menos no tenemos que andar billetes pequeños en Libras Turcas, Libras Egipcias, Dólares y Euros. 

11:30 am. Vino un representante de la empresa para llevarnos al aeropuerto. Ya nos despedimos de nuestro guía Ahmed. 

Para llegar al aeropuerto pasamos el puesto militar acostumbrado, otro retén antes de las instalaciones, con barricadas que nos hacían entrar zigzagueando. Después el control de maletas y el arco antes de la línea aérea y luego otra vez en la puerta del avión. 

Quien nos llevó se encargó de nuestro equipaje y de dejarnos registrados en la línea aérea con nuestros pases de abordaje en la mano; un negrote guapísimo, que casi no habló. 

El aeropuerto es bastante bonito, compramos algunos chunches, almorzamos un pedazo grande de pizza cada uno, y despegamos a tiempo. 

Adiós amigos, seguiremos al llegar a El Cairo. 

Continuará...


DIARIO DE VIAJE
Domingo 09/10/2016 parte 2
Tour día 7


Ruta: Egyptair: Aswan, Egipto (África) - El Cairo, Egipto (África)
Destino: El Cairo, Egipto (África)
Hotel: Kempinaky Nile Hotel (5*)

Diario de viaje:

Como les comentaba en la primera parte del reporte de hoy, vamos volando sobre territorio egipcio; en este momento ya podemos ver El Cairo por las ventanillas del avión. 

Es tanto el polvo o arena del desierto que se levanta, que toda la ciudad está como camuflada. Todo es color desierto, pero no solo por eso sino que es el color con el que han pintado la mayoría de las edificaciones, al menos las que tienen pintura. 

Como ya hemos estado aquí antes de irnos a Luxor para hacer el crucero por Nilo hasta Aswan, sabemos que las calles que no son de arena o tierra, también están cubiertas de lo que trae el viento, y que lo acumula en las orillas, en las cunetas o donde deberían estar estas. 

3:00 pm. Aterrizamos en El Cairo por segunda vez en este viaje que podríamos llamar Medio Oriente 2016, siendo de todos modos la segunda vez en la vida que hemos estado aquí y probablemente la última, porque aunque suponemos volver a esta parte del mundo, no creemos incluir Egipto. 

Si nos gustaría algún día ir a Israel con Petra, y tal vez Jordania; pero eso no será pronto porque en mayo estaremos en Europa del Este y en diciembre haremos un crucero por el Atlántico o el Caribe; pero eso lo veremos más adelante en la vida, sigan conectados al Diario de Viaje. 

Mañana temprano saldremos para Estambul en Turquía y luego visitaremos Capadocia antes de pasar unos días en Madrid. 

Ya estando aquí nos ofrecieron llevarnos al mercado y luego ir a ver el atardecer, antes de hacer un recorrido en El Cairo de noche para ver la iluminación. Inicialmente solo quisimos la última opción, aunque terminamos haciéndolo todo luego de tomarnos un cafecito en la hermosa y lujosa cafetería del hotel. 

Este hotel también es cinco estrellas como el otro que usamos la pasada visita por esta ciudad, aunque en este el servicio es mucho superior y las instalaciones, aunque no tienen jardines por estar en el centro de la ciudad, son impresionantes. 

El responsable de nosotros nos recibió dentro del aeropuerto, se encargó de las maletas y de todo lo necesario hasta llegar al carro en donde esperaba el chofer. 

Llegamos al hotel a eso de las 4:25 pm, luego de pasar grandes presas en zonas horribles, aunque probablemente no inseguras. Pasamos los correspondientes puestos de seguridad y la "acostumbrada" revisión con perros anti-explosivos; pusimos los maletines en la banda de revisión, pasamos por el arco y ya estábamos resguardados en el muy seguro hotel de ventanas blindadas. 

4:30 pm. Nuestro responsable fue a informar a la Policía Turística que vamos a salir para hacer un tour de la ciudad, y al chofer para que esté listo. Al parecer, al menos en El Cairo, siempre tienen que hacer el reporte, pero en el otro hotel que estuvimos en esta misma ciudad, no nos dimos cuenta porque cuando llegábamos a recepción ya todo estaba coordinado. 

Pasamos por El Barrio: "The Garden City" que es antiguo de casas hermosas y no pequeñas, cuyo alquiler es de $0.5 al mes, o sea menos de ¢300 colones. Al parecer hubo algún detalle en la "ley de Inquilinato" que dejó esta situación. 

Por supuesto que nadie se muda de ahí, viviendo en una gran zona prácticamente gratis; además el contrato se puede heredar. Salados los propietarios, aunque pueden recuperarlo en 100 años, que será para sus hijos. 

5:20 pm. Fuimos a la Calle Moaz (Calle Antigua) ubicada dentro de murallas, como una ciudacita empedrada que tiene mezquitas, comederos, tiendas y otros. 

Entramos a la mezquita, caminamos por el Bazzar o mercado, paseamos frente a la plaza, compramos unos hermosos Papiros y vimos a un grupo de chicos sentados en unas gradas cantando en árabe canciones para Alá, ¡Fue hermoso!

Desde que estábamos en casa sabíamos el nivel de los hoteles seleccionados, y en algunos casos averiguamos el tipo de vista de la habitación; por lo tanto ya sabíamos que tendríamos vista al río, pero nunca imaginamos que se vería tan hermoso. 

Son detalles que muchas veces se pueden cuidar, aunque en algunos momentos se deben a la suerte. Recordemos que hace unas semanas en Roma teníamos vista a la cúpula del Vaticano, como cuando estuvimos en Río de Janeiro y pedimos que nuestra habitación tuviera vista a la playa de Ipanema; éramos un grupo grande y solo nosotros pedimos ese detalle. 

Claro que algunas oportunidades hemos tenido una ventana que da a una calle interna, una bodega, un techo o incluso con la pared de otro edificio; pero no siempre lo feo es bonito o lo bonito es feo; recuerdo una ocasión en Buenos Aires que nuestra ventana daba a una calle secundaria, poco transitada y sin nada interesante que ver, salvo cuando temprano en la mañana los -argentinotes- descargaban los productos de sus camiones para abastecer al comercio cercano.

Cuando hacemos un crucero averiguamos bien la ruta que llevará el barco para seleccionar de qué lado queremos el camarote. En el Mar Báltico tomamos el de la derecha para ver los muelles de Estonia, Letonia, San Petersburgo (antes Leningrado) en Rusia, Helsinki en Finlandia y Estocolmo capital de Suecia. 

Antes de cenar me fui un rato al SPA, para usar el sauna, el jacuzzi y el vapor; luego bajamos a comer en el restaurante italiano del hotel. Compartimos una ensalada que tenía aceitunas, aguacate, hojas verdes varias, melocotones deshidratados y semillas, que acompañamos con una pasta napolitana que por cierto no estaba en el menú, pero pedimos que la hicieran. 

Así acaba el día en un país o ciudad en el que la gente no es fea, aunque no sean muy hermosos, siendo de mejor ver los hombres que las mujeres, como sucede en Italia y en España, si se me permite el abuso de comparar estas dos con Egipto. 

Quiero anotar que en nuestra visita de esta mañana en el Templo de Philae, nos tomamos unos minutos para meditar en la parte del santuario, y pude sentir la hermosa energía, solo que a diferencia de la color azul que sentí en la pirámide, en esta oportunidad era color blanco.

Buenas noches Chitos. 

Publicar un comentario

Dolor humano

“Dolor humano” Hola querido Diario. Jueves 6 de setiembre de 2018. Quiero contar un poco lo que hoy pasó, porque tuve un contacto,...