Páginas vistas en total

Buscar este blog

3 de junio de 2012

Diario de viaje - Serenata en el Báltico


03 de junio 2012 – Estocolmo, Suecia

Todavía no nos estamos yendo; pero estamos seguros que extrañaremos esta ciudad; una sensación o sentimiento, no lo sé, que solo hemos tenido unas pocas veces en la vida. Yo lo sentí una vez en Guayaquil, y ambos vivimos esa sensación en New México; pero ahí si volvimos juntos.

La primera vez que estuvimos en ese estado fue unos meses luego de conocernos y aprovechamos para comprar anillos iguales; y la segunda vez fue para nuestro tercer aniversario, cuando compramos el segundo anillo que cada uno usa. Pero esa historia no viene al caso, sigamos en Estocolmo.

Y es que, hay tantos lugares que nos gustaría visitar que es muy poco probable volver a esta parte del mundo. Tal vez algún día vengamos a Noruega, para hacer un “ride” por los fiordos, y en ese caso podríamos incluir a Suecia y a Finlandia que nos dejaron enamorados; pero antes es mi probable que de seguir teniendo estas bendiciones y poder viajar lo hagamos por las Islas Griegas, Australia o el Centro de Europa; por lo pronto estamos casi seguros que salvo un viajecito por EUA a mediados de año, nuestro próximo destino será en el Sur de América, ya veremos.

La zona es tan plana que hay una montañita que se las tira de grande. Es el lugar más alto de los alrededores con sus majestuosos 53 metros sobre el nivel del mar, ¿ok?

Contrario a muchos de sus vecinos, Suecia disfruta al día de hoy de 200 años de paz, sin guerra. Lo cual quiere decir  que no participó en la Gran Guerra ni en la Segunda Guerra Mundial, así como en ninguna otra rencilla local. Por supuesto que esta situación se ve en la belleza de la ciudad al no haber sido bombardeada en ninguna de las guerras y conservar sus edificios antiguos intactos. ¡Bueno!, tan intactos como muchos de San Petersburgo; pero estos no han sido cuidados; por lo tanto la belleza de Estocolmo va mucho más allá de la marginalidad con la que trató las guerras, sino con la educación de un pueblo que aprendió a progresar en paz y desarrollo.

Ciertamente los hoteles, como muchos otros negocios están en constante modernización. Últimamente se ha implementado la cerradura con tarjeta electrónica, para no tener que andar llaves y portarla en la billetera. Esa tarjeta la introducís en la cerradura de la puerta y podés entrar, y algunas veces es necesario para marcar el piso en el ascensor, si tu piso es VIP.

Ahora avanzan un poco más. Esta tarjeta no tenés que meterla en la cerradura, solo tenés que acercarla a la puerta; ya no se necesita solo para los pisos VIP de los hoteles, sino para utilizar el ascensor a cualquier nivel. Además, la han programado o diseñado para dar electricidad a la habitación.

¿Cómo funciona?: “Presentás” la tarjeta en la puerta y esta se libera de la llave; al entrar la habitación está a oscuras, sin electricidad; metes la tarjeta en una ranura de la habitación y todo se acciona. Supongo que esto se hace para evitar que los huéspedes salgan todo el día dejando encendido el aire acondicionado o las lámparas en general. Muy moderno, muy práctico.

Esas mismas tarjetas son las que utiliza el metro de Estocolmo. Recordemos que en Hamburgo solo era un recibo y en Copenhague era un tiquete; ninguno de los cuales había que mostrar o presentar. Aquí es una tarjeta lectora que presentás en una máquina y dos pequeñas puertecillas de vidrio se abre para dejarte pasar.

En la zona de Estocolmo existen cerca de 10 palacios reales.

El Rey de Suecia es la cabeza de la monarquía constitucional del Reino de Suecia. El monarca actual es Carlos XVI Gustavo, quien ha reinado desde 1973. Él y su familia inmediata se comprometen a participar en diversos actos oficiales, ceremoniales y de representación de sus funciones constitucionales. Suecia es una democracia representativa basada en un sistema parlamentario. El monarca tiene un papel en gran parte ceremonial, aunque oficialmente él o ella es Jefe de Estado y tiene el más alto cargo público de Suecia y el más alto rango militar y social. La Ley de Sucesión de 1810 designa a la Casa de Bernadotte como La Casa Real Sueca y además, el Rey (y por tanto implícitamente cualquier regente) debe ser luterano.

En Suecia, como anoté antes, se permite que sea una mujer la que “lleve la batuta” en el reino, y se espera que sea la hija de Rey actual quien asuma el trono en el momento de faltar este.

Suecia en un archipiélago como muchas de las ciudades que son bañadas por el Báltico. Tienen un gran lago que se une con el mar y por lo tanto esta zona del Báltico tiene aguas salubres (ni salado ni dulce, como quien dice “dulcete”, je je).

Entre el lago y el mar se ha colocado unas exclusas para evitar perder la diferencia de un metro en las alturas de las aguas, con el correspondiente “despiche” que eso ocurriría en el eco sistema, que no sé cuál es.

Nota interesante: Antes de llegar a esta zona tenía muy claro cuales países estaban en una clasificación y cuales en otra; pero poco a poco se me ha ido haciendo un “arroz con mango”, entonces lo voy a anotar aquí para quedar claros:

Escandinavia o Reinos Escandinavos (Reinos Vikingos): Noruega, Suecia P y Dinamarca P

Países nórdicos: Groenlandia, Finlandia P, Islandia, Noruega y Suecia P

Hace unos cien años Suecia era uno de los países más pobres de esta parte de Europa, hoy es uno de los más ricos, de los que van a la vanguardia. Tienen un año de maternidad para las madres y un tiempo que no determino de maternidad para los padres. Tienen un seguro social que alcanza al 100% de la población.

Esta tarde recorrimos la ciudad, por tierra y agua. En un bus pasamos por las mayores atracciones de la ciudad, pasando por la casa de Alfred Nobel. Más tarde, en un bote interesante, recorrimos gran parte de la costa de Estocolmo, la que es bañada por el lago y la del Mar Báltico. Pasamos dos veces las exclusas, del lago al mar y de regreso.

Al medio día, en las calles de la vieja ciudad de Estocolmo, almorzamos en un restaurante bastante formal, no moríamos de hambre. Yo pedí pizza y Luis Fer pasta, esta última nunca llegó, o lo hizo muy tarde y con furia la devolvimos. Almorzamos media pizza cada uno y recorrimos nuevamente estas callejuelas de encanto sueco.

Por la noche hicimos maletas y cenamos en el restaurante del hotel. La última de las deliciosas hamburguesas escandi-nórdicas, una copa de vino para mí y una cerveza regional para “Chunchito”.

Son cerca de las once de la noche y casi nos vamos a la cama muy satisfechos por lo vivido y conocido. Luego de varios días, varias ciudades y más de cinco mil fotos, nos vamos de regreso a casa.

Mañana miércoles tenemos que levantarnos a las 3:00 AM para llegar al aeropuerto a las 5:00 AM y salir a las 7:00 am.  Pasaremos por Londres y Miami y estaremos en San José a las 7:30pm (si Dios lo permite). 

Eso quiere decir que llegaremos a casa 23 horas después de haber salido de Estocolmo, se imaginan el cansancio?. O sea, para quedar más claros les diré que a las 10:00 PM del martes de ustedes, nos levantaremos para viajar y llegaremos a las 7:30 PM del miércoles; 23 horas y media después. 

Saludos y se aceptan buenos deseos, buenas vibras y bendiciones para el regreso a casa.

Luis Fer y Vinny en Estocolmo, Suecia.

No hay comentarios:

Dejarse llevar por la manada

  “Dejarse llevar por la manada” Mantener un espíritu joven “Las águilas vuelan juntas” Vinicio Jarquín C. 10 de enero de 20...