Páginas vistas en total

Buscar este blog

31 de enero de 2013

Minutos vrs. "Minuticos"

Minutos vrs. "Minuticos"
Vinicio Jarquín C., 31 de enero de 2013

Me dieron cita, vía Internet, donde un cliente para las 10:30 am de dentro de dos días; la mañana esperada confirmé la hora por teléfono.

Llegué justo a la hora correcta y me senté a esperar que me atendiera la señora interesada en mis productos.

10:40... 10:50... Y nada!

Le pregunté a la recepcionista si me atenderían pronto, y ella trató de averiguar.

Al ser las 11:00 de la mañana llegó un muchacho para disculparse por el atraso,my me dijo:

- Don Vinicio, que pena!, estamos atrasados. ¿Le importaría darnos unos "minutitos" para atenderle como usted se merece?

En ese instante se abrió una ventana de tiempo, no sé de cuantos "picosegundos" mientras yo pensaba en lo que acababa de escuchar y en cuales serían mis opciones frente a esta propuesta del asistente de mi posible nuevo cliente.

Lo primero que cruzó por mi mente fue: "como usted se merece". Hasta donde yo tengo entendido yo me merecía que me atendieran hace media hora, ya eso no podría ser, ya ellos estaban en desventaja y habían perdido la capacidad y la oportunidad de tratarme según se debe.

Todavía estaba en mi momento de pensar al respecto.

"Darnos unos minuticos". Hasta donde entiendo, un minuto son 60 segundos y "minuticos" no existe en la escala sexadecimal, que es la que se usa para medir el tiempo, que tiene como base 60.

Pero, suponiendo que si existen y si un minuto tiene 60 segundos, un "minutico" tendrá 30 segundos o 60 "segunditos"; qué complicado!.

Entonces, si yo ya había esperado 30 minutos, sería entonces que ya llevaba ahí media hora, o bien un "horita", no lo sé.

Supongo que para tener respuesta a estas interrogantes tendría que haberle preguntado a este mae; pero eso no fue ni será.

Le expliqué que tenía una agenda que cumplir y tenía que irme.

Perdí, por lo tanto, la posibilidad de un cliente nuevo; pero en todo caso, a juzgar por la "responsabilidad" lo que perdí fue un "clientecito" o "clientecillo", que al rato, así como no son responsables con la hora de una cita, tampoco lo serán a la hora de firmar la Orden de Compra, de respetar lo solicitado o sacar los cheques; pero eso tampoco lo sabré jamás.






No hay comentarios:

Dejarse llevar por la manada

  “Dejarse llevar por la manada” Mantener un espíritu joven “Las águilas vuelan juntas” Vinicio Jarquín C. 10 de enero de 20...